Aún recuerdo cuando la velocidad de conexión que teníamos en internet hacia que tuviéramos que esperar incluso una hora para descargarnos un disco de un cantante que nos gustaba y que, a día de hoy no tengamos que descargar nada, solamente seleccionar la canción o discos con según qué tipo de plataforma online y darnos cuenta que escuchamos lo que queremos. Lo mismo ocurre con las películas o las series, que antes podías tardar una eternidad y ahora, todo es mucho más corto. Esto es debido a la correcta velocidad de conexión que por lo que he escuchado, promete seguir acelerando nuestros dispositivos para que, estemos donde estemos, siempre nos encontremos conectados a la red y con el móvil en mano.