Resultados 1 al 1 de 1

Tema: El otro implicado y a cuestas

  1. #1
    Registrado
    Fecha de ingreso
    15 ene, 07
    Ubicación
    Valdemaqueda. Madrid. España
    Mensajes
    3,288

    Predeterminado El otro implicado y a cuestas

    “De acuerdo con la anterior “petitio princippi” kantiana (*), en el Prólogo, pertinente por completo al tema, se admite “antes” de toda investigación que haya “leyes” puramente “morales”; admisión ésta que se mantiene después y que es el más profundo fundamento de todo el sistema” (Arthur Schopenhauer, Sobre el fundamento de la moral)

    La lectura de "Crítica de la razón pura", de Kant, fue un auténtico acontecimiento filosófico en mi vida. A su lado, las lecturas de Descartes, Hobbes, Locke, Berkeley, incluso de Hume, me parecían intelectualmente torpes e ingenuas. La reflexión de Kant era sorprendentemente compleja y rica. Por aquel entonces, pensaba cómo un hombre podía atisbar semejantes problemas y, en algún modo, proponerles una solución o, al menos, una dialéctica pendiente. Los problemas del conocimiento, vistos desde el propio conocimiento y siendo resueltos por él, estaban bellísimamente expuestos en esa obra. Si había una obra que mereciese un estudio detallado, era esa.

    La problemática práctica o ejecutiva estaba, de algún modo, implícita en la gran Crítica. A pesar de ello, estudié "Crítica de la razón práctica", obra por la que sentí rechazo desde un principio. Me decía repetidamente, “pienso más parecido a Nietzsche que a Kant”.

    Con el tiempo, las cosas se pusieron en su sitio, y tuve admitir la importancia antropológica de muchas de sus reflexiones. Una concepción a priori de la conducta y la reflexión sobre una regla para ella no eran problemas que se pudiesen desatender sin sentir algo de pena filosófica y desprecio intelectual por uno mismo. El filósofo no puede negarse a los problemas y mirar a otro lado. Sin embargo, seguía viendo un exceso de abstracción en la reflexión moral de Kant.

    No fue Schopenhauer quien me convenció directamente de ello (**), ni Darwin o (***), visto más filosóficamente, la reflexión de Peirce, sino mi hija cuando era pequeña al mirarme mientras oía lo que le decía.

    (*) Que en una filosofía práctica no se trata de dar razones de lo que ocurre, sino leyes de lo que “debe ocurrir”.

    (**) El caldo de cultivo de esta reflexión, además de las obras morales de Kant, está en la necesidad de fundamentos epistemológicos de la teoría sociológica. El otro general o, como lo llamara Levinas, otro generalizado quedaba siempre pendiente, sin ser resuelto; la capacidad abstractiva no puede ponerlo

    (***) Darwin menciona al propio Kant en su “La expresión de las emociones”. Pone la intención moral en la emoción, en oposición a las potencias intelectuales y de la reflexión. Peirce, con el que estoy más de acuerdo, extrae al otro de la realización de las proposiciones, entre ellas, y con prioridad, la proposición moral o dirigida al otro (****).

    (****) A Kant no se le pasó por alto el detalle de la apariencia tautológica de las proposiciones morales.
    Última edición por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO; 28/10/2018 a las 08:02

Temas similares

  1. Respuestas: 65
    Último mensaje: 09/10/2018, 16:28
  2. Un YHVH habla a otro YHVH, o de otro YHVH
    Por Emeric en el foro Religión y Teología
    Respuestas: 122
    Último mensaje: 12/03/2012, 20:21
  3. Otro K de ED!!!!
    Por karlacris en el foro Celebraciones y Bienvenidas
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 13/07/2009, 14:44
  4. otro mas...
    Por aby en el foro Chistes
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 16/08/2004, 12:10
  5. Otro mas...
    Por Renatown en el foro Física
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/05/2004, 15:36

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •