Resultados 1 al 1 de 1

Tema: Síntesis moral a priori, la garantía de los valores primarios

  1. #1
    Registrado
    Fecha de ingreso
    15 ene, 07
    Ubicación
    Valdemaqueda. Madrid. España
    Mensajes
    3,278

    Predeterminado Síntesis moral a priori, la garantía de los valores primarios

    “No conocía a esa mujer, una nueva inquilina, instalada allí desde hacía un mes; y como llevaba un mes lloviendo, todavía no la había visto. Pero en seguida me di cuenta de que era una mujer vulgar. Primero me sentí muy disgustada y herida por el hecho de que estuviera ella como yo en la ventana; y luego, poco a poco, me pareció divertido observarla. Estaba de codos, y acechaba a los hombres, y los hombres también la miraban a ella, todos o casi todos. Se hubiera dicho que advertían algo al acercarse a la casa, que la olían como los perros huelen la caza, pues levantaban de repente la cabeza e intercambiaban muy rápidamente una mirada con ella, una mirada de inteligencia. La suya decía, «“¿Quiere?”»". (Guy de Maupassant, La seña)

    Hay pocos sentimientos como la vergüenza para señalar la existencia del otro. Si el otro no existiese, si no hubiera otro, el hombre jamás podría producir algo parecido a la vergüenza. La vergüenza indica que la mirada del otro está puesta, de alguna manera, en lo que uno está haciendo o, más ampliamente, es.

    La vergüenza tiene la capacidad de inhibir ciertas conductas sociales, relativas al mundo con los demás. Sin embargo, la vergüenza no es un impulso primariamente negativo (*), que implique rechazo. Al contrario, hay una afirmación más profunda que la de rechazo, afirma que el otro es, su presencia viene señalada con una sobrecarga afectiva (**).

    (*) A pesar del carácter inhibitorio de la vergüenza, no cometo el error de limitarme a lo negativo (***). Es mucho más importante que no deje lugar a duda sobre la existencia del otro, que sea; si el entendimiento duda, el sentimiento lo afirma.

    (**) El caso de la visión es muy ilustrativo de lo sustantivo y lo aparente en el conflicto que supone la vergüenza. Los ciegos, que no ven, están sujetos a la vergüenza igual que los que ven. La vergüenza no es un afecto primordialmente visual (****), sino moral, relativo al otro.

    (***) La vergüenza es un afecto complejo relativo al otro, lleva e impone al otro con él. Si el otro es, y, dado otro que sea (*****), como que esté desnudo ante él, siento un valor, de atracción o rechazo, en mi acción (******).

    (****) Sin embargo, hay una cualidad moral en la vista (*******), la capacidad de reconocer que el objeto visto no es un objeto cualquiera, sino uno con significado moral; lo visto se refiere al otro sin mediación, la referencia está ya puesta y ya ha sido ejecutada (********).

    (*****) No está de más insistir en que, dado que somos hombres, la diferencia entre el otro y lo otro no puede pasarse por alto sin una reflexión de principio; el otro difiere de lo otro en que el primero, este es, el otro, aporta algo de lo que el segundo es incapaz; se reconoce al otro allá donde el otro sea; el otro no es indiferente, algo primario de él nos atrae, aun sin quererlo.

    (******) El caso del desnudo propio ante la mirada ajena tiene un especial poder intuitivo. Uno no se ve a sí mismo desnudo como veo a quien me ve desnudo (*********). La carga lidibinal o pulsión sexual se puede ver en la mirada del otro. Una pareja ardiente de pasión ve en la mirada del otro una atracción recíproca. Sin embargo, si la persona ante la que se está desnudo no tiene implícita la atracción, no se produciría la alegría característica de la comunión erótica, sino se produciría pesar (**********).

    (*******) La cualidad de la visión del otro no está, propiamente, en la vista; dicho así, no se ve, sino que se siente, se añaden unos valores afectivos a la vista, cierta señal interior.

    (********) Una ejecución que no debe confundirse con un momento empírico, sino al contrario, la garantía de su efecto es primera a su producción; dicho de forma reflexiva, de la mano del efecto no llegaríamos a la causa.

    (*********) En otras ocasiones, ya se ha señalado que los valores de visión propios, de verse, no son los mismos que los ajenos, de ver a otros o ver lo otro.

    (**********) No debe confundirse el problema del que hablo, los valores primarios en la relación con otros, con relativismos y otros asociacionismos. El atractivo de verse mirado desnudo implica el interés erótico de quien me mira. No es lo mismo que los amantes se vean desnudos antes de amarse que justo después de una discusión agria.
    Última edición por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO; 04/10/2018 a las 05:00

Temas similares

  1. Tal para cual, primeros primarios
    Por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO en el foro Filosofia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 24/03/2018, 09:04
  2. Actualidad de la reflexión moral, valores eternos
    Por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO en el foro Filosofia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/02/2018, 11:54
  3. ¿Hay o no hay a priori moral?
    Por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO en el foro Filosofia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/01/2011, 10:31
  4. El a priori moral
    Por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO en el foro Filosofia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/01/2008, 08:31
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/02/2007, 14:29

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •