"Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal" (1 Tesalonicenses 5:18-22) Examinadlo todo, sacado de ese contexto, para nada queda como pretexto para explicar que todo es posible examinar.