Resultados 1 al 1 de 1

Tema: Lugares comunes y lo que no ha sido pensado

  1. #1
    Registrado
    Fecha de ingreso
    15 ene, 07
    Ubicación
    Valdemaqueda. Madrid. España
    Mensajes
    3,266

    Predeterminado Lugares comunes y lo que no ha sido pensado

    "Las pasiones esbozan nuestros libros, el reposo de los intervalos los escribe" (Marcel Proust)

    Un amigo me mira tímidamente, y me dice, “cuando leo las cosas que escribes, no entiendo nada”. Entonces sonrío, reconozco el lugar común; me quedo en silencio durante unos breves instantes, y le contesto, con gesto travieso y cierta ironía, “yo tampoco” (*). Él rompe a reír a carcajadas.

    Como digo, es un lugar común porque me han dicho muchas veces que no se entiende nada de lo que escribo. No me extraña. Lo extraño sería que alguien me dijese, “qué bien entiendo lo que escribes; es algo sobre lo que he pensado muchas veces”.

    Las cosas que pienso, para bien o para mal, son líos en los que me veo metido, problemas que me van surgiendo. En alguna ocasión, son más reconocibles, como cuando los planteo en los términos de un pensador del que pudiera tomarlos; en las ocasiones que más me interesan, los pienso a mi manera, por mi cuenta y con mi reflexión; lo que encuentro disponible, lo que ya ha sido masticado, no me satisface, por ello pienso lo que, según me parece, no ha sido pensado (**).

    No se pude practicar filosofía si no se tiene, de alguna manera, algo que decir. La filosofía no se improvisa. Si uno no ha leído o no ha pensado, la filosofía es vana. Por otro lado, la filosofía no es la repetición de un discurso, palabrería o charlatanería. Exige disciplina de pensamiento, cierta seriedad al pensar.

    En mi caso, la filosofía no es algo sencillo ni claro. No surge directamente, sino de manera lenta y, en gran medida, con dolor. Es algo lleno de confusión, aunque se persiga decir verdad.

    Practicar filosofía de mano de otros, filosofar, por así decir, con material ajeno, de segunda mano, es parte de las condiciones básicas del filosofar. Conocer la filosofía de los otros es un paso previo al filosofar más que recomendable. Ahora bien, llegado cierto punto, la filosofía ajena causa rechazo. No sólo incomoda, sino que puede ser un verdadero obstáculo para el desenvolvimiento del pensamiento.

    El pensamiento propio no es una ocurrencia. No se trata de que uno haya tenido tal idea. Las ideas, que yo sepa, no son de nadie, sino que, por su naturaleza, son comunes. Nada más vano y pobre que limitar la extensión de una idea.

    Las ideas no son como los libros, que, por lo general, tienen un principio y un fin. Las ideas no sólo están abiertas, sino que debieran permanecer así. Dicho de manera muy clara, la reflexión no consiste en marear una idea, en darle vueltas, sino en exprimirla, aprovechar lo que hay en ella.

    Este aprovechamiento, según lo veo, no es inmediato. No sé lo que va a dar de sí una idea ni adónde me va a llevar. Según mi caso, me planteo una serie de cuestiones que, muy poco a poco, y en el mejor de los casos, trato de resolver. En ocasiones, uno avanza mucho de una vez; en otras, no se avanza nada, no hay por dónde seguir.

    No sé cómo pensarán los demás. Sé, de alguna manera, cómo pienso yo. Tengo, como digo, unas cuestiones disponibles consecuencia de mis inquietudes y mis estudios. En ocasiones, me encuentro con más fuerza filosófica y me lanzo a resolver, a mi manera, algo que me viene inquietando y sobre lo que vengo preparando el terreno.

    La filosofía es aburrida con frecuencia. La repetición de lo mismo de unos y otros filósofos puede ahogar el impulso filosófico. No se trata de buscar novedades o subirse a la moda del momento. Semejante esnobismo atenta contra la esencia del filosofar. El filósofo busca la verdad, no lo nuevo. Entonces, cuando me canso de oír siempre lo mismo, me digo, “bueno, si tan harto estás, y si crees que tienes algo que decir, ¿por qué no lo dices?”.

    Los brotes de filosofía son imprevisibles. Se pueden poner las condiciones más favorables, como leer y meditar con frecuencia, pero el impulso filosófico y sus brotes surgen en el momento menos esperado. Se pueden estudiar muchas obras, que las obras no traen lo que sólo uno puede traer. No se piensa una cuestión que ya ha sido pensada. Pensar, más bien, es pensar lo que no ha sido pensado.

    (*) Hay muchas cosas que he pensado de las que se podría dar cuenta con facilidad y sin usar términos ininteligibles. En mi caso, cuando algo se vuelve cómodo, cuando es un pensamiento con garantía, deja de interesarme. No tengo más que una o dos ideas al año, en el mejor de los casos. Cuando esas ideas brotan, me resultan del todo confusas, no sé qué está pasando. Tardo tiempo en darme cuenta de lo que se está cociendo, a veces días, semanas, meses, años, y, en otras, no llevan a ninguna parte y quedan en el olvido.

    (**) En no pocas ocasiones me ha ocurrido que creo pensar algo a lo que no encuentro solución disponible que, luego, reconozco en otros pensadores. Entonces, me digo, “si hubieses conocido ésto, no tendrías que haber hecho el esfuerzo”.

    No se puede conocer todo lo que ha sido pensado. Por mucha filosofía que se haya estudiado, no se puede haber leído todo de todos. En el mejor de los casos, se puede haber leído lo que uno haya considerado más conveniente. Estimo mi criterio, pero no estimo menos el de los demás, sino que, con mucha frecuencia, pongo el de otros por encima del mío. He estudiado y leído todo lo que he podido, y sé que nunca podré estudiar todo lo que querría.

    La filosofía no trata de lo que uno piense, del pensamiento propio, de uno. Uno de los mayores méritos de la filosofía está en la acumulación de conocimientos, en su selección y capacidad reflexiva.

    Cuando reconozco en un pensador una cuestión similar a una que haya pensado por mi cuenta, me digo, "de haber conocido ésto, es probable que no hubieses pensado en ello; el tiempo invertido en tu reflexión no es un tiempo perdido, hay, ciertamente, otros que lo pensaron antes que tú, pero no lo sabías como no puedes saber otras tantas cosas".
    Última edición por ALBERTO RODRIGUEZ-SEDANO; 06/07/2018 a las 08:41

Temas similares

  1. has pensado alguna vez en el suicidio?
    Por apuntadelapiz en el foro Encuestas
    Respuestas: 23
    Último mensaje: 11/02/2011, 01:23
  2. Se, que muy poco, me has pensado
    Por Roger Medina Guerra en el foro Poesia
    Respuestas: 10
    Último mensaje: 04/11/2010, 13:37
  3. ¿Has pensado...?
    Por Shetland en el foro De todo un poco
    Respuestas: 17
    Último mensaje: 27/06/2010, 09:42
  4. Lugares comunes para el amor...
    Por Marea en el foro Amor y Pareja
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 18/03/2009, 20:49
  5. "Lugares Comunes"
    Por Maat en el foro Cine
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/05/2007, 20:24

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •