Un familiar ha tenido problemas con un hombre, que tiene en su vivienda un pequeño taller clandestino en el que arregla todo tipo de vehículos, desde coches particulares, motocicletas o incluso furgonetas. Esto es algo que le he dicho constantemente, que se fie mejor de aquellos talleres oficiales o que le den algún tipo de garantías y no de una persona que hace algunos arreglos sin conocimiento, y sin tener nada legal. Al final le ha pasado factura, pues dice que tiene el coche completamente destrozado de tantísimas reparaciones que le ha hecho, y que nunca han conseguido solucionar el problema. El asunto es que, cuando una de las partes parecía ir bien, otra a las semanas fallaba. ¿Qué se puede hacer frente a esto?