Cuando me levanto por las mañanas me gusta mirar los principales diarios, o al menos las portadas para estar algo informado de lo que ocurre en mi país y en el mundo. A veces me dan que pensar, porque nos dan la posibilidad de encontrar artículos muy interesantes, pero también nos encontramos con las famosas noticias falsas que tanto se están llevando en los últimos años y que nos hacen creer cualquier cosa que no es cierta. Pienso que quien se dedica al periodismo debería al menos centrarse y ser sincero con la información que requiere, no solo para que los lectores lean sus artículos, sino para dar una noticia veraz, no que haya leído en Twitter, como está ocurriendo.