Cierto, es una de las películas en que el amor nace de dos soledades.
Justamente el título lo dice.

Dos personas, cada una con sus soledad, se encuentran por esas cosas extrañas o jugarretas de las situaciones, en un hotel, cada uno, va descubriendo las afinidades con el otro. Muy buenas las actuaciones, uno se cree la temática actuada y eso es lo mejor del cine, que la trama sea creíble y eso tiene que ver con las actuaciones, el guión y el director...en este caso se cumplen muy bien los 3 requisitos.