Un conjunto de ideas relativas a la organización de procesos de independencia e integración entre estados.

  • Los derechos morales colectivos no existen. Los derechos colectivos (aceptados por la ley o los implicados) son sólo la articulación prática de derechos morales individuales. No existen los "derechos colectivos" al nivel que los "derechos humanos", los únicos derechos morales son los humanos, no los colectivos. Pero claro, podemos defender la existencia de derechos colectivos en la ley y en la práctica argumentando cómo son el mejor modo de estructurar derechos humanos individuales.
  • Es mejor evitar el tema del "derecho de autodeterminación de los pueblos" en esta historia, porque es un camino trillado que termina siempre igual. Los unos pueden citar a colectivos de juristas, los otros a otros juristas, y dependiendo de la interpretación de los textos de derecho internacional, existen o no existen. Yo al menos voy a evitar una conversación que ya he tenido (tirando por lo bajo) cien veces.
  • Los estados no tienen un derecho moral a existir. Ninguno. Tampoco lo que ahora existen tienen un derecho moral a seguir existiendo así o a preservar sus fronteras. Que exista ese derecho a nivel legal es irrelevante: si es necesario, se cambia la ley y punto.
  • Lo que sí existe es el derecho individual de autodeterminación, y eso nunca ha estado en discusión en tiempos modernos. Es un asepcto del derecho a la libertad. La libertad de decidir en lo que nos afecta exclusivamente, y co-decidir en lo que nos afecta de cualquier forma. En la medida en la que nos afecta, además.
  • De este derecho individual puede extraerse un posible derecho legal colectivo: el derecho de un colectivo a decidir su forma de Estado. El colectivo que sea.
  • Esto no está afectado ni por la geografía ni por la historia. La historia sería una terrible fuente de derecho para un estado - tendríamos que volver a la monarquía absoluta o al feudalismo, que tendría más derecho a existir que la democracia parlamentaria. La historia se hizo con sangre, las fronteras también, y eso no da ningún derecho moral a nadie.
  • El derecho (práctico, legal) de una comunidad a decidir su forma de Estado puede colisionar con el mismo derecho para una comunidad que lo contiene o en la que está contenida.


Y ahí está el quid. Cómo articular esto.

Basándome en lo que he dicho antes, se me ocurre que:
  1. En una decisión que afecta a toda la comunidad mayor, cada individuo de ésta debe tener necesariamente cierto poder de decisión.
  2. En una decisión que afecta más a la comunidad menor, cada individuo de ésta debe tener necesariamente más poder de decisión.
  3. La decisión, para ser práctica, debe ser suficientemente clara como para ser sostenible en el tiempo. Esto es un tema práctico: no podemos estar creando y destruyendo estados todo el rato.
  4. Por tanto, mayorías cualificadas y la repetición de votaciones (por ejemplo, antes y después de concretar la decisión en un tratado) son herramientas necesarias, para asegurar cierta estabilidad.


Creo que mi razonamiento es sólido. Pero si alguien tiene alguna objeción que pueda apoyar racionalmente en premisas que aceptemos los dos (por ejemplo, los derechos humanos, la democracia o la libertad individual), analizaré la objeción. Por lo demás, me ofrezco a responder preguntas.

Un saludo.