Página 9 de 29 PrimerPrimer ... 789101119 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 81 al 90 de 289

Tema: Pseudoveltíosis natanatórica

  1. #81
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 68]
    El capítulo 24 del evangelio de Mateo sigue exponiendo lo que podían esperar los cristianos a medida que se aproximara el fin del mundo (en este caso, el final del orden social judío del siglo primero de nuestra era; aunque, como afirman algunos eruditos bíblicos, se tiene que tomar en cuenta un claro entrelazamiento profético entre el fin de la Judea antigua y el venidero fin del mundo). Habría, pues, una serie de persecuciones que los cristianos deberían soportar, las cuales ciertamente se presentaron de parte de los judíos fanatizados en la época de Saulo de Tarso el anticristiano (quien más tarde se arrepintió y llegó a ser el apóstol Pablo) y en la época de Nerón (año 64 de nuestra era, poco antes del fin del mundo judío del primer siglo). Luego, el mismo capítulo 24 sigue prediciendo que se producirían no pocos casos de abandono de la fe verdadera y también odios fratricidas, así como el aparecimiento de falsos profetas y la consiguiente resultante en forma de graves y grandes engaños y extravíos sobre la gente común en general; y una escalada aumentante de maldad con una cuantiosa pérdida de la filantropía. Entonces, la profecía añade: “Y esta buena noticia del reino (se sobreentiende: Del reino de Dios, del que se habla en la conocida oración del “padrenuestro”) será anunciada en todo el mundo, para que todas las naciones la conozcan (se sobreentiende: Según algunos doctos y eruditos, la expresión “todas las naciones”, aquí, tiene una fuerte connotación global o planetaria, que sobrepasaría la presumible expansión del mensaje cristiano en el mundo romano del primer siglo de nuestra era; por lo tanto, éste quizás sería un primer indicio del entrelazamiento profético antes citado); entonces vendrá el fin (se sobreentiende: El fin del mundo)” (Evangelio según Mateo, capítulo 24, versículo 14; Versión popular de la Biblia, también denominada “Dios Habla Hoy”, del año 1996).

  2. #82
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 69]
    A continuación, la profecía del capítulo 24 de Mateo prosigue, y las siguientes palabras debieron ser de especial importancia e interés para los cristianos de Judea y de Jerusalén: “El profeta Daniel escribió acerca del horrible sacrilegio (se sobreentiende: Daniel el profeta registró una predicción concerniente al desahucie final de la ciudad santa y de su templo, tenido éste por sagrado a pesar de que Dios mismo lo hubiera rechazado; y dicha profecía señala a una sazón que, vista desde el prisma de los judíos que no reconocieron a Jesucristo y que no sospecharon que el Todopoderoso había retirado definitivamente su protección sobre el Templo a causa del asesinato del Mesías, equivaldría para ellos a un sacrilegio o profanación de aquel centro nacional de adoración en Jerusalén, tal como efectivamente ocurrió en la segunda mitad de la década de los años 60 del primer siglo de nuestra era, cuando los ejércitos romanos atacaron la ciudad santa). Cuando ustedes lo vean en el Lugar santo — el que lee, entienda — (se sobreentiende: Estas palabras de Jesucristo llaman atención particular a los cristianos de Judea, puesto que los acontecimientos que describen ocurrirían en Jerusalén, teniendo como centro de atención el Lugar santo o Templo; y el Maestro, sabiendo que tras su muerte se escribirían sus palabras, instó a leer este pasaje sagrado con mucha reflexión, de tal manera que se aplicara entendimiento o perspicacia a la interpretación o exégesis de la profecía, sin olvidar que concordaba con lo dicho por Daniel el profeta acerca del mismo evento), entonces los que estén en Judea, que huyan a las montañas (se sobreentiende: A la zona montañosa que mejor les conviniera en distancia prudencial y salvaguarda, y que resultó ser el entorno inmediato de la ciudad de Pella o Pela); y el que esté en la azotea de su casa, que no baje a sacar nada (se sobreentiende: El cristiano que viere la señal profética cumplirse no debería dilatarse o entretenerse en huir a las “montañas” por medio de hacerse un equipaje o tomar provisiones para el viaje); y el que esté en el campo, que no regrese ni aun a retirar su ropa. Pobres mujeres aquéllas que en tales días estén embarazadas o tengan niños de pecho (se sobreentiende: Parece que tales palabras aplicarían a mujeres judías que no eran cristianas y, por ende, no atisbarían ninguna señal profética que las pusiera alerta para huir; sin embargo, toda cristiana que se hallara en la zona de peligro y se dilatara en emprender la huida tal vez pudiera verse implicada en el mismo horror que les sobrevendría a sus vecinas judías). Pidan ustedes a Dios que no hayan de huir en el invierno (se sobreentiende: Huir en pleno invierno hacia una zona montañosa donde incluso pudiera nevar en el camino, sin llevar provisiones para tal viaje, podría significar, sobretodo para los niños y los ancianos, una muerte casi segura) ni en sábado (se sobreentiende: Los cristianos que vivieran en la ciudad de Jerusalén estarían sometidos a una serie de leyes sociales propias del judaísmo, entre ellas las leyes sabáticas, que suponían una notable restricción para poder entrar o salir de la ciudad santa en día de sábado); porque habrá entonces un sufrimiento tan grande como nunca lo ha habido desde el comienzo del mundo ni lo habrá después (se sobreentiende: El sufrimiento del fin del mundo judío del primer siglo, centrado en Jerusalén y su Templo sagrado, sería indescriptible, sin parangón en toda la historia pasada o futura del pueblo de Israel; pero aquí ciertos exegetas ven otro indicio de entrelazamiento profético con relación al venidero fin del mundo, e incluso opinan, más bien, que la fuerza semántica de este pequeño pasaje sagrado se refiere preferentemente al futuro). Y si Dios no acortara ese tiempo, no se salvaría nadie (se sobreentiende: A menos que Dios interviniera, ni buenos ni malos sobrevivirían; y esto trae a la memoria el Diluvio, cuando, gracias a que Dios instruyó a Noé para que construyera un arca, él y sus otros 7 familiares fieles fueron los únicos seres humanos que escaparon con vida; pero, nuevamente aquí, determinados eruditos ven una aplicación profética principal para el fin del mundo futuro, dado que los registros históricos muestran que hubo sobrevivientes judíos que fueron esclavizados por los romanos cuando Jerusalén fue destruída en el año 70 de nuestra era y ya hacía casi 4 años que los cristianos habían huído a la zona montañosa de la ciudad de Pela, esto es: en ese año fatídico para Jerusalén y su templo no fue necesario que Dios acortara el “tiempo de aflicción” en beneficio de los fieles seguidores de Cristo en Judea); pero lo acortará por amor a los que ha escogido” (Evangelio según Mateo, capítulo 24, versículos 15-22; Versión popular de la Biblia, también denominada “Dios Habla Hoy”, de 1996).

  3. #83
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 70]
    Para cuando llegó el año 66 de la EC, la situación en Judea se había puesto muy tensa y seguía tensándose más y más. La desacertada y cada vez más opresiva gobernación romana, por un lado, y el fanatismo religioso aumentante en grupos judíos con cada vez más adeptos, tales como los fariseos, saduceos, esenios, zelotes, sicarios, etcétera, por otro lado y como respuesta, estaba haciendo que Judea y Jerusalén se convirtieran en un polvorín a punto de estallar. De hecho, el estallido se produjo durante el tórrido verano de ese año y ha sido denominado en las páginas de la historia con el nombre de “La gran rebelión judía”. Jerusalén fue el epicentro del terremoto social, con los zelotes encabezando o liderando la revuelta. Los cristianos de la zona debieron sentirse muy inseguros y perturbados en un ambiente así, en donde los sentimientos de tradicional religiosidad y efervescencia patriótica (aunados) estaban alcanzando niveles excesivamente altos y peligrosos. Probablemente, la cautela y la prudencia, y la sabiduría de las siguientes palabras del Maestro, debieron estar muy presentes en la memoria de aquellos seguidores de Jesucristo en aquellos días y en aquel lugar: “Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos (se sobreentiende: La labor de evangelización encomendada por Jesucristo a sus discípulos entrañaba un riesgo); por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas” (Evangelio según Mateo, capítulo 10, versículo 16; Biblia de las Américas, de 1986).

  4. #84
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 71]
    La revista digital “Historia militar” (fundada por un grupo de historiadores y amantes de la historia militar, cuyo interés no sólo se limita a la propia Historia, sino también al retrato de la guerra a través de la literatura, el arte y el cine) alberga un artículo muy bien documentado, escrito por el historiador Marcos Uyá Esteban, de la Universidad de Granada (España), titulado “La Gran Rebelión Judía (66-74 d.C.): Táctica y técnica de asedio romano”, el cual, en su página 8, expone las causas inmediatas que detonaron esa Rebelión judía en el sofocante verano del año 66 de la EC: “Pero las acciones que desencadenaron el conflicto, fueron principalmente tres. La primera fue las relaciones tensas entre judíos y gentiles en Cesarea Marítima, que tuvo su punto culminante cuando los gentiles ganaron a los judíos un pleito sobre derechos ciudadanos ante la corte imperial de Roma, aumentando con ello la arrogancia de los habitantes greco-sirios a partir de este hecho, poniéndose en contra de los judíos, que incluso abandonaron la ciudad y se refugiaron en la antigua Narbata. La segunda acción, consecuencia de la primera, consistió en una vez llegada la noticia a Jerusalén, el procurador Gesio Floro, en vez de tomar cartas en el asunto, decidió, causando un gran estupor, extraer 17 talentos del Tesoro del Templo, lo que lógicamente disgustó a la población, que reaccionó abucheándolo e insultándolo en público. La reacción del procurador no se hizo esperar, y como represalia, mandó a sus tropas, una cohorte de infantería y un destacamento de caballería, saquear un barrio de la ciudad conocido como “mercado alto”, asesinando a unos 3.600 judíos, provocando una auténtica masacre que se agravó con la llegada de dos cohortes provenientes de Cesarea Marítima que avivaron de nuevo la situación. El Sumo Sacerdote y los aristócratas de Jerusalén, encabezados por Agripa II, hijo de Agripa I, viendo que la situación se iba de las manos, trataron de restablecer la calma, pero la mayoría de los habitantes no estaban dispuestos a tolerar más la opresión del procurador e instaron a Agripa II y a los aristócratas y sacerdotes del Templo a que enviaran una delegación a Nerón exponiendo las quejas contra el procurador. Pero no se atrevieron a dar el paso, y los zelotes, viendo la indecisión reinante, tomaron el control para provocar una situación de guerra entre judíos y romanos, a pesar de que Agripa II procuraba intentar mantener la calma, situación que acabaría con la tercera acción; la de posteriormente asesinar a la guarnición romana de Jerusalén y que Eleazar ben Jananyá, hijo del Sumo Sacerdote Ananías, decidiera suspender el sacrificio diario en honor al emperador, lo que supuso, en palabras de Flavio Josefo, el comienzo de la guerra contra los romanos”.

  5. #85
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 72]
    El artículo sigue diciendo: “El suceso tuvo amplia repercusión por toda Judea y el resto de Palestina. En todas las ciudades helenizadas de Palestina estallaron sangrientos motines, verdadero anticipo de la posterior rebelión abierta. Mientras tanto, en Jerusalén se desató una lucha entre los sacerdotes, aristócratas y Agripa II, frente a los zelotes, con ayuda de los sicarios, con Eleazar ben Jananyá a la cabeza por mantener el control de la tensa situación. Los primeros se hicieron con la parte alta de la ciudad, mientras los segundos, con la baja. Finalmente, la lucha favoreció a los segundos, que en el día de las Xiloforias (unas ofrendas sagradas de carácter colectivo que se celebraban en la primera mitad del mes de agosto, y que consistían en la entrega de los primeros frutos maduros de los árboles de la tierra al Templo de Jerusalén, es decir, al control de la clase sacerdotal para que ésta los ofreciera solemnemente) prendieron fuego a la casa del Sumo Sacerdote Ananías, al palacio de Agripa y Berenice y a los archivos, para posteriormente asaltar la Torre Antonia. Pero los zelotes y sicarios también andaban enfrentados entre sí, ya que por un lado estaban los partidarios de Eleazar ben Jananyá, al frente de los zelotes, y los de Menajem, de los sicarios. Este último se había apoderado de la fortaleza de Masada y cuando fue al Templo a rezar, los seguidores de Eleazar aprovecharon la ocasión para capturarle y matarle. Los seguidores de Menajem huyeron a Masada y los partidarios de Eleazar, exaltados, se encargaron de ejecutar a toda la guarnición romana después de una falsa promesa de capitulación que no cumplieron”.

  6. #86
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 73]
    Como ya se ha mencionado antes, La influencia pervertidora de los maestros religiosos judíos sobre un pueblo hebreo mayormente materialista decantó a la masa popular en contra de Jesucristo y de sus seguidores. Ello determinó que la gente escogiera dar la libertad a Barrabás antes que a Jesucristo, y aunque Pilato trató de librarlo de la pena capital resultó relativamente fácil para los sacerdotes y los ancianos convencer a la multitud para que ésta gritara ensordecedoramente que Jesucristo fuera muerto. Entonces, cuando Pilato vio que no podía conseguir nada, sino que el alboroto se hacía cada vez mayor, mandó traer agua y se lavó las manos delante de todo el pueblo, y dijo: “Yo no soy responsable de la muerte de este hombre; la injusticia que se hace contra él es cosa de ustedes”. Al instante, toda aquella gentuza contestó bravuconamente: “Nosotros y nuestos hijos nos hacemos responsables de su muerte”. Y el registro sagrado apostilla que los maestros religiosos judíos y los sacerdotes remacharon la sentencia capital contra el Mesías intimidando a Pilato con las siguientes palabras: “Si lo dejas libre (se sobreentiende: A Jesucristo), no eres amigo del emperador (se sobreentiende: De Tiberio césar). Cualquiera que se hace rey (se sobreentiende: Acusaban falsamente a Jesucristo de autoproclamarse rey de los judíos, pues habían tergiversado astuta y maliciosamente sus palabras acerca del Reino de los Cielos y acerca del Reino de Dios), es enemigo del emperador (se sobreentiende: Tiberio césar reinó desde el año 14 al 37 de nuestra era y los últimos años de su mandato se caracterizaron por la exteriorización de todas sus fantasías y perversiones sexuales, por lo que se le acusó de practicar el sadomasoquismo y la pedofilia. Su crueldad comenzó a hacerse evidente incluso con su familia. Fue capaz de dejar morir a su propia madre y de prohibir cualquier muestra de afecto hacia la persona que lo llevó en sus entrañas, jurando asesinar a quien la recordara con cariño. Después su delirio alcanzó a todos sus opositores políticos, a los que asesinaba y desposeía de todos sus bienes y sus riquezas, que pasaban directamente a su patrimonio. Su violencia no tuvo límites, pues llegó a asesinar a cientos de personas. Ordenó también acabar con uno de sus ministros y con toda su familia, y como las leyes romanas prohibían condenar a muerte a las vírgenes mandó violar a la hija del ministro, de 11 años de edad, para después poderla asesinar impunemente. Por lo tanto, Pilato, conocedor de estos hechos, sabía bien a lo que se exponía si llegaba a oídos de Tiberio los rumores de que él había obstruído la ejecución de alguien al que acusaban de hacerse rey de los judíos). Nosotros no tenemos más rey que el emperador” (Evangelio según Juan, capítulo 19, versículos 1-16; Versión popular de la Biblia, también denominada “Dios Habla Hoy”, de 1996).

  7. #87
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 74]
    Pues bien, no pasó mucho tiempo antes de que aquellos maestros de la ley mosaica y los sacerdotes judíos se percataran de lo que significaba tener como rey al César (“nosotros no tenemos más rey que el emperador”, como dijeron ante Pilato); y tampoco hubo que esperar mucho tiempo para que la muchedumbre que pidió la muerte de Jesucristo empezara a experimentar en carne propia su mismísima maldición autoimpuesta (“nosotros y nuestos hijos nos hacemos responsables de su muerte”, según vociferaron desafiadoramente frente a Pilato). A partir del asesinato del Mesías, pues, las cosas se fueron tornando cada vez más difíciles para la población judía de Palestina. Entre los años 45 a 48 del primer siglo de la EC hubo una época de malas cosechas en Judea, la cual provocó una hambruna considerable en la región; y el bandolerismo se hizo progresivamente más grave. Entre los años 48 y 52 de la EC se produjo en el Templo de Jerusalén un incidente de consecuencias graves. Durante una de las fiestas judías, uno de los soldados de la cohorte romana que vigilaba la explanada del Templo desde las azoteas de los pórticos (como era habitual en las grandes concentraciones de gente) hizo por su cuenta un gesto muy ofensivo y provocativo, seguramente con gran regocijo por parte de sus camaradas; el soldado enseñó el trasero a los judíos que había abajo, en la explanada, soltando a continuación una serie de pedos o ventosidades. La multitud se enfureció y pidieron a gritos a Cumano (el procurador de Judea) su castigo; y algunos jóvenes judíos lanzaron piedras a los soldados. Cumano, temiendo una revuelta, envió más tropas, que hicieron su entrada por los pórticos. La multitud se llenó de pánico y huyeron despavoridamente, atropellándose unos a otros y taponando las salidas, con un balance de centenares de muertos que perecieron pisoteados y aplastados.

  8. #88
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 75]
    Poco después, hubo también otro incidente en el camino de Jerusalén hacia Joppe. Una banda de salteadores despojaron a un esclavo imperial, robándole cuanto llevaba. Cumano hizo detener a los habitantes de las aldeas vecinas, acusándoles de complicidad con los bandidos. Uno de los soldados romanos, que participaba en la campaña militar de represión, encontró en una de esas aldeas un ejemplar de la Torah hebrea, lo rompió y lo echó al fuego. Los judíos se exarcebaron por ello, acudieron en gran número a Cesarea y exigieron a Cumano el castigo del soldado que había ultrajado a su Dios y a su Ley. Cumano, para evitar la amenaza de motín generalizado, hizo condenar a muerte al soldado en presencia de todos, y con esta acción los judíos se apaciguaron y se retiraron. No obstante, hay historiadores que opinan que aquello fue una farsa llevada a cabo por el procurador romano, quien, tras apaciguar a los judíos, reprendió al soldado culpable pero no lo ejecutó. Con esto, Cumano dejó bien claro ante la tropa que era muy necesario no encender los ánimos de una población al borde del levantamiento contra Roma, aunque, bien es verdad que, desde el punto de vista personal, la antipatía hacia los judíos iba creciendo progresivamente entre los gentiles afincados en la zona.

  9. #89
    Registrado
    Fecha de ingreso
    24 feb, 17
    Ubicación
    España
    Mensajes
    486

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    [Pseudoveltíosis natanatórica, comentario 76]
    Los conflictos y los incidentes prosiguieron por otros diversos motivos. Parecía que a Cumano le había tocado hacer frente a todos los sarpullidos cuyas causas se habían estado gestando en los aparentemente tranquilos años anteriores. Hubo un conflicto grave entre los galileos y los samaritanos por la muerte de un galileo en una aldea de Samaria. Los habitantes de Judea se pusieron de parte de los galileos, y muchos de ellos acudieron a Samaria para tomar venganza dirigidos por algunos “jefes de bandidos”. Asesinaron a todos los habitantes de algunas aldeas samaritanas, y además las incendiaron. Cumano los persiguió con la caballería y capturó a bastantes de esos vengadores. Las autoridades judías, vestidas con traje basto de duelo y con la cabeza cubierta de ceniza, según la costumbre hebrea, se interpusieron frente al resto de la población, que se disponía a luchar en masa contra los samaritanos, y lograron que se dispersasen; pero algunas bandas se dedicaron al pillaje por diversos lugares del país. Los jefes samaritanos acudieron a la ciudad de Tiro, donde estaba entonces el gobernador de Siria, Umidio Durmio Cuadrato (50-60 de la EC), y le pidieron el castigo de los culpables. Los ilustres de los judíos, a su vez, acusaron ante Cuadrato a los samaritanos y al propio procurador Cumano, que no había querido castigarlos desde el principio. Cuadrato aplazó su decisión y marchó a los lugares de los hechos. Pasó por Cesarea, hizo crucificar a todos los bandidos apresados por Cumano e hizo decapitar a algunos nobles que, según le informaron, también se habían inmiscuido en los combates. Envió luego a Roma a varios judíos de alto rango, incluido el Sumo Sacerdote y sus antecesores en el cargo, y también a otros tantos samaritanos ilustres, y envió con ellos a Cumano, para que se explicaran todos ante el César. Restablecido el orden y la paz, regresó a Antioquía. En Roma, Claudio césar, en presencia de Agripa II, que apoyaba decididamente a los judíos, dio la razón a estos últimos, hizo ejecutar a tres destacados jefes samaritanos y desterró a Cumano; y a uno de los tribunos de este último, considerado responsable de las provocaciones, lo envió encadenado a Jerusalén para entregarlo a los judíos y para que éstos lo arrastraran por la ciudad y lo decapitaran. Tal fue, en esta ocasión, la justicia del César. No obstante, la animosidad subterránea de una población gentil cada vez más en desacuerdo con la cultura judía y con la astucia de sus dirigentes era un buen caldo de cultivo para nuevos problemas que se presentarían después.

  10. #90
    Registrado
    Fecha de ingreso
    26 jun, 11
    Ubicación
    U.S.A.
    Mensajes
    260

    Predeterminado Re: Pseudoveltíosis natanatórica

    Es mejor la guiri concher de una cambaca. Jailo ..comprobado con murciélagos.

Página 9 de 29 PrimerPrimer ... 789101119 ... ÚltimoÚltimo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •