La depresión es un sentimiento de tristeza intenso, puede producirse tras una pérdida reciente u otro hecho triste pero es desproporcionado con respecto a la magnitud del hecho y persiste más allá de un periodo justificado.

Depresión viene del latín "depressio": hundimiento. El paciente se siente hundido con un peso sobre su existencia.

La depresión es la sensación de sentirse triste, decaído emocionalmente, perder interés en las cosas que antes disfrutaba hacer, ver, tocar y entre otras actividades que el hombre realiza para satisfacer una inquietud o necesidad.

Se debe saber que la depresión es una enfermedad como puede ser la diabetes o la artritis, y no es solo una sensación de tristeza o de desánimo.

Esta enfermedad progresa cada día afectando sus pensamientos, sentimientos-emociones, salud física, su forma de comportarse, y su relación para con los familiares, amigo, y todas las personas en general.

La depresión no es culpa de la persona que la padece, como tampoco es una debilidad de la personalidad.

Es una enfermedad médica que es muy frecuente y puede afectar a cualquier persona. Aproximadamente 1 de cada 20 personas, el doble de mujeres que de hombres.

Después de la ansiedad, la depresión es el trastorno psiquiátrico más frecuente.

Se estima que un 10 por ciento de la gente que consulta a un médico pensando que tiene un problema físico tiene en realidad una depresión.

La depresión comienza habitualmente entre los 20 y los 50 años, lo nacidos en las últimas décadas del siglo XX parecen tener una incidencia mayor de depresión que las generaciones anteriores.

Un suceso de depresión dura comúnmente de 6 a 9 meses, pero el 15 al 20 por ciento de los pacientes dura 2 años o más.

Los episodios generalmente tienden a recurrir varias veces a lo largo de la vida.

Existen una serie de factores cuya combinación o a veces por separado hacen que una persona se deprima.

Hay datos epidemiológicos que muestran que los gemelos idénticos (monocigótos), tienen muy frecuentemente ambos depresión.

En menor grado, pero también es frecuente que gemelos que no se parecen (dicigotos), se enfermen de depresión, más frecuentemente que el resto de sus hermanos o sus padres.

Finalmente los familiares de primer grado de un enfermo deprimido (hermanos, padres y abuelos) presentan cuadros de depresión más frecuentemente que el resto de la población.

Lo anterior ha llevado a la búsqueda del gen o genes de la depresión.

Otros genes se han propuesto para la depresión, de entre ellos destaca el cromosoma sexual "X",

Esto sobre la base de que las mujeres tienen dos veces mayor incidencia de depresión que los hombres y a que un defecto que es la ceguera a los colores (daltónica), se ve más frecuentemente en las mujeres que padecen de depresión.

Por supuesto que otros factores biológicos hormonales o sociales, sociedades machistas, la doble carga de trabajo, etc., pueden ser factores determinantes de que las mujeres sean mucho más vulnerables a desarrollo de depresión que los hombres.

Se sabe por ejemplo que las mujeres casadas, padecen con más frecuencia depresiones que los hombres.

En ellos, es más frecuente las depresiones cuando son solteros.