Recuerdo que cuando era niño y me quedaba solo en casa, mis padres me decían que no le abriera la puerta a nadie, que no hablara con nadie desconocido y que no creyera 'cuentos' de gente que no conocía, intentando que yo les diera alguna cosa material.
Y es apenas lógico que los niños estén atentos a este tipo de cosas; sin embargo, recuerdo que a un amigo de mi papá la saquearon su casa, gracias a la empleada del servicio.
Pues bien, pasa que hay una técnica de 'engaño' denominada Ingeniería Social que hace más o menos lo que acabo de comentar, sólo que lo hace de manera profesional y en diferentes escalas.

... si alguien tiene información al respecto, bienvenida sea.-

​Se abre la charla.