Pgina 1 de 48 12311 ... ltimoltimo
Resultados 1 al 10 de 471

Tema: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

  1. #1

    Predeterminado A "PABLO"... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?


    LAS CARTAS ATRIBUIDAS A PABLO... O EL EVANGELIO?... QU DEBEMOS SEGUIR?...

    Es monstruoso querer anular los misericordiosos mandamientos que nos ensea el Evangelio de Jesucristo, y querer imponer en su lugar los puntos difciles de las cartas atribuidas a Pablo torcidas por los indoctos.

    Los puntos difciles y torcidos de las cartas atribuidas a Pablo fueron impuestos como doctrina cristiana por la religin catlica y luego los "protestantes" luteranos, calvinistas y otros, hicieron de estas doctrinas un "evangelio diferente" para dejar anulado el Evangelio de Jesucristo.

    Jesucristo en el Evangelio nos ensea los verdaderos mandamientos de Dios. Y con estos mandamientos misericordiosos, dej anulados todos los preceptos de los hombres escritos en el viejo testamento judo..., mandamientos judos que mandaban penas de muerte, guerras, genocidios, esclavitud y muchos sacrificios... Todo eso qued abolido por Jesucristo porque slo eran preceptos de hombres que Dios no haba mandado.

    Jesucristo es Dios que se hizo Hombre y vino a ensear al mundo la verdadera Ley de Dios y los verdaderos mandamientos de Dios.

    La verdadera Ley de Dios es la que Jesucristo nos ense en el Evangelio, que as nos dice:

    "todas las cosas que queris que los hombres hagan con vosotros, as tambin haced vosotros con ellos;
    porque sta es la ley y los profetas". (Mateo 7:12)

    Jess tambin ensea los verdaderos mandamientos de la Ley de Dios que debemos guardar para entrar en la vida y que as nos dicen:

    "Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: Cules? Y Jess dijo: No matars. No adulterars. No hurtars. No dirs falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amars a tu prjimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. Qu ms me falta? Jess le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrs tesoro en el cielo; y ven y sgueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tena muchas posesiones. Entonces Jess dijo a sus discpulos: De cierto os digo, que difcilmente entrar un rico en el reino de los cielos. Otra vez os digo, que es ms fcil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios" (Mateo 19:16-24)

    A los hombres codiciosos que se hacen dueos de muchas posesiones les cuesta muchsimo entregar sus bienes a los pobres. Ellos no quieren el camino de la misericordia y prefieren imponer sacrificios y esclavitud a los pobres. Por eso, Jesucristo tambin les dijo:

    "... si supieseis qu significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenarais a los inocentes" (Mateo 12:7)

    sta es la Ley y estos son los verdaderos mandamientos de Dios que los pueblos ya no conocan en tiempos de Jess porque los escribas judos, despus de Moiss, haban cambiado la Ley de Dios en mentira, como nos dicen los profetas Isaas, Jeremas, etc.

    Pero los poderosos de las naciones del siglo IV del imperio de Roma y de otras naciones, que haban vivido en deleites usando la ley de la espada y de la esclavitud contra los humildes, no recibieron el Evangelio de Jesucristo.

    As, desde el siglo IV, se volvi a imponer al mundo la creencia de que eran "ley de Dios" las leyes del viejo testamento que Jesucristo haba dejado abolidas, y estas leyes de los libros judos pasaron a ser los libros primeros de las biblias que ellos compusieron. Y qu ocurri con las cartas atribuidas a Pablo que ya circulaban por el imperio de Roma?...

    Estas cartas que ya haban sido torcidas por los indoctos desde el primer siglo, de lo cul nos avis el apstol Pedro (2 Pedro 3:15-18,), tambin fueron incluidas en las biblias impuestas por el imperio de Roma con el fin de justificar la opulencia y la crueldad de los poderosos de las naciones que usaban la espada para matar..., pues estas cartas as dicen:

    "Somtase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas....... porque no en vano lleva la espada........ Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razn del castigo, sino tambin por causa de la conciencia. Pues por esto pagis tambin los tributos......" (Romanos 13:1-6)

    Con esta doctrina de estas cartas que haban sido torcidas por los indoctos ya desde el primer siglo, los emperadores de las naciones se justificaron para volver a imponer la ley de la espada que Jesucristo haba dejado anulada con sus misericordiosos mandamientos.

    Estas cartas tambin contienen otro punto difcil torcido por los indoctos, que dice que los cristianos no estn bajo la ley...

    Qu maravilla fue esto para los poderosos de las naciones!...

    Pues pusieron las cartas atribuidas a Pablo en el puesto del Evangelio de Jesucristo, para predicar un "evangelio diferente". De esta forma, al imponer la creencia de que no estamos bajo la ley, dejaron anulada la Ley de Jesucristo y sus misericordiosos mandamientos que nos ensea el Evangelio.

    Desde entonces, la abominacin de la desolacin (la ley de la espada) fue puesta en el lugar santo (en lugar del Evangelio), y desde entonces, las penas de muerte, las guerras y los genocidios que haba impuesto el pueblo judo antes de Jess, se volvieron a imponer como si todo aquel infierno de guerras, y luego de inquisiciones, hubiera sido mandado y justificado por Jesucristo.

    Los grandes tratados religiosos, lo mismo catlicos que protestantes, han hecho un terrible esfuerzo para justificar las guerras y las penas de muerte, para dejar anulada con ello, la verdadera enseanza del Evangelio y sus misericordiosos mandamientos.

    Esta monstruosa confusin que ha querido anular la Ley de Jesucristo para imponer en su lugar las leyes de los dictadores de las naciones, est presente en el mundo. Pero qu cristianos son conocedores de esta abominacin?... Jesucristo haba dicho:

    "Y por haberse multiplicado la infraccin de la Ley, el amor de muchos se enfriar. Mas el que persevere hasta el fin, ste ser salvo. Y ser predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr el fin.

    Por tanto, cuando veis en el lugar santo la abominacin desoladora de que habl el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estn en Judea, huyan a los montes. El que est en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que est en el campo, no vuelva atrs para tomar su capa" (Mateo 24:11-18.)

    Los que estn en Judea son los que siguen las leyes judas del viejo testamento de penas de muerte, guerras y genocidios.

    Los que estn en Judea tambin son los que, despreciando los misericordiosos mandamientos del Evangelio de Jesucristo, nos imponen como si fueran Ley de Dios, las cartas atribuidas a Pablo que mandan obediencia total a los dictadores poderosos del mundo que usan la espada para matar, esto es, que imponen penas de muerte y guerras.

    Los montes de la salvacin son los cristianos fieles al Evangelio que han recibido el Evangelio completo, con su Ley y sus mandamientos.

    Cuando nos referimos a las cartas atribuidas a Pablo, no nos referimos al verdadero Pablo amigo de los apstoles que predic el Evangelio de Jesucristo, sino al "pablo" de las cartas torcidas por indoctos que impusieron los emperadores de Roma y su religin del imperio.

    ltima edicin por Porque25; 30/11/2018 a las 17:35

  2. #2

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    LAS CARTAS ATRIBUIDAS A PABLO

    Las cartas ms discutidas fueron las cartas atribuidas a Pablo. Y es que estas cartas recogen el sentimiento de dos "pablos" diferentes. Uno, el que es fiel al Evangelio de Jesucristo, y otro, el que nos vuelve a imponer leyes judaizantes en las que muchos quieren ver que Pablo nos manda volver a observar todas las leyes del viejo testamento.

    Muchas preceptos escritos en las cartas atribuidas a Pablo no vienen en el Evangelio... Estas cartas son otro Evangelio.

    Muchos cristianos no aceptaron todas esas cartas. ste es el caso de los maniqueos y los marcionistas. Estos ltimos, que fueron muy numerosos en el siglo III, no aceptaban ni el viejo testamento ni varias de las cartas de Pablo. Y es que las cartas de Pablo fueron problemticas ya desde el primer siglo, pues San Pedro, hablando sobre ellas nos dice:

    "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Seor es para salvacin; como tambin nuestro amado hermano Pablo, segn la sabidura que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epstolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como tambin las otras Escrituras, para su propia perdicin. As que vosotros, oh amados, sabindolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Seor y Salvador Jesucristo". (2 Pedro 3,15-18.)

    Pedro nos avisa que tengamos cuidado con las cartas de Pablo porque algunas de sus partes ya estaban siendo retorcidas por los inconstantes desde el primer siglo, y nos aconseja que, para no caer en el error de los inicuos, crezcamos en la gracia y el conocimiento de nuestro Seor Jesucristo.

    El mismo Pablo, sintiendo que muchos retorceran sus escritos en los aos siguientes, avis a las comunidades cristianas de estos hechos:

    "Estoy maravillado de que tan pronto os hayis alejado del que os llam por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ngel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, tambin ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habis recibido, sea anatema".
    (Glatas 1,6-9).

    Y as ocurri como nos dijo Pablo, pues las cartas atribuidas a Pablo que han llegado hasta nosotros, y que han pasado por las manos judaizantes durante tanto tiempo, recogen algunas leyes que no mand Jesucristo y muchos preceptos que sobrepasan los sencillos y piadosos preceptos que nos entrega Jesucristo en su Evangelio. Por este motivo, muchos han llamado a estas cartas "el evangelio paulinista", para que se cumpla lo que nos dijo Pablo: "Mas si aun nosotros, o un ngel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema".

    Todos aquellos que nos dicen que todas las partes del viejo testamento son Palabra de Dios, no tienen en cuenta por lo que muri Jesucristo (para librarnos de muchas de aquellas leyes injustas). E igualmente, todos aquellos que dicen que todas las palabras de las cartas atribuidas a Pablo son palabra de Dios, es que no quieren tener en cuenta el Evangelio de Jesucristo ni su doctrina, pues prefieren imponernos "un evangelio diferente".


    LAS CARTAS ATRIBUIDAS A PABLO Y LA ESCLAVITUD:

    ""Ya no hay judo ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varn ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jess"". (Gl. 3 : 2

    Pablo dice que ya no hay esclavos ni libres:
    ""porque todos vosotros sois uno en Cristo Jess"" Pero luego en otras partes de sus cartas nos dice:

    ""Esclavos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazn, como a Cristo.......... Servid de buena voluntad, como al Seor y no a los hombres""............
    Acepcin de personas:

    ""Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Seor de ellos y vuestro est en los cielos, y que para l no hay acepcin de personas"".

    Estas cartas dicen que para Dios no hay acepcin de personas... Como, imponiendo la desigualdad salvaje de la esclavitud?...

    Las cartas tambin no dicen
    que hagamos todo lo que dicen los gobernantes, sin distinguir entre gobernantes buenos o malos.:

    "Somtase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas....... porque no en vano lleva la espada........ Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razn del castigo, sino tambin por causa de la conciencia. Pues por esto pagis tambin los tributos......" (Romanos 13:1-6)

    Esto es lo que dicen las cartas: que hagamos todo lo que dicen los gobernantes, sin distinguir entre gobernantes buenos o malos. Y adems dicen que "no en vano lleva la espada" (para herir o matar), justificando con ello los castigos terribles y las penas de muerte. Pero Jesucristo haba mandado todo lo contrario, pues haba dicho que los jefes de las naciones las tiranizan y que entre nosotros no debe ser as:

    "Jess los llam y les dijo: "
    Sabis que los jefes de las naciones las tiranizan y que los grandes las oprimen con su podero. Entre vosotros no debe ser as, sino que si alguno de vosotros quiere ser grande, que sea vuestro servidor; y el que de vosotros quiera ser el primero, que sea el servidor de todos; de la misma manera que el hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en redencin de muchos". (Mateo 20:25-28.)

    Sigue...
    ltima edicin por Porque25; 05/09/2018 a las 16:48

  3. #3

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?


    Ahora veamos lo que han manifestado algunos escritores famosos sobre las cartas atribuidas a Pablo y que fueron torcidas por los indoctos...

    En cuanto a las cartas atribuidas a Pablo, Ernest Renan nos dice:


    "El cristianismo verdadero, el cual durar para siempre, se deriva de los evangelios, no de las epstolas de Pablo. Los escritos de Pablo han sido un peligro y una roca escondida, las causas de los defectos principales de la teologa cristiana". San Pablo, de 1869.

    Len Tolstoi nos dice: "La separacin entre la doctrina de la vida y la explicacin de la vida, comenz con la proclamacin de Pablo, quien no conoca las enseanzas ticas puestas en el evangelio de Mateo y quien predic una teora metafsica-cabalstica completamente ajena a Cristo; y se perfeccion esta separacin en el tiempo de Constantino, cuando fue posible revestir toda la organizacin de la vida pagana en un vestido cristiano, y sin modificarla llamarla cristianismo". Mi Religin, 1884

    Mahatma Gandhi nos dice: "Delineo una gran distincin entre el sermn del monte y las cartas de Pablo. Son un injerto en la enseanza de Cristo, su propia glosa aparte de la experiencia propia de Cristo". India Joven de 1928.

    John Locke: "No es en las epstolas donde hemos de aprender cules son los artculos fundamentales de la fe, en donde son promiscuamente y sin distincin mezclados con otras verdades.... Encontraremos y discerniremos esos puntos grandiosos y necesarios ms bien en la proclamacin de nuestro Salvador y los apstoles ... dentro de la historia de los evangelistas". La Racionalidad del Cristianismo, 1695

    Thomas Morgan dice: "Entonces, parece que San Pablo predic otro evangelio bastante diferente del que era predicado por Pedro y los dems apstoles". El Filsofo Moral, 1737-40.

    Teresa de vila: "Parecame a m que, pues san Pablo dice del encerramiento de las mujeres- que me han dicho poco ha y an antes lo haba odo que sta sera la voluntad de Dios-, [el Seor] djome: Diles que no se sigan por sola una parte de la Escritura, que miren otras, y que si podrn por ventura atarme las manos." Cuentas de Conciencia, 1571.

    George Bernard Shaw: "No hay ni una palabra del cristianismo paulino en las declaraciones caractersticas de Jess.... En verdad, nunca ha sido perpetrada una imposicin ms monstruosa, que la imposicin del alma de Pablo sobre el alma de Jess.... Ya es fcil entender cmo el cristianismo de Jess fracas completamente en establecerse poltica y socialmente, y fue con facilidad suprimido por la polica y la iglesia, mientras que el paulismo invadi todo el mundo civilizado occidental que era en aquel tiempo el Imperio Romano y que lo adopt como su fe oficial". Androcles y el Len, 1915.

    Miguel de Unamuno: "Pablo no haba conocido personalmente a Jess, y por eso le descubri como Cristo.... Lo importante para l era que el Cristo se hubiese hecho hombre y hubiese muerto y resucitado, y no lo que hizo en su vida- no su obra moral y pedaggica". El Sentimiento Trgico de la Vida, 1913.

    Mark Twain: "Pablo ... aconsejaba enteramente en contra de las relaciones sexuales. Un gran cambio de la perspectiva divina". Cartas de la Tierra, 1909.

    Jeremy Bentham: "Cada confesor de la religin de Jess, ha de decidirse con cul de las dos religiones- la de Jess o la de Pablo- se adherir". No Pablo Sino Jess, 1823

    Sobre las cartas atribuidas a Pablo.

    No creo que estos escritores se estuvieran refiriendo al verdadero Pablo amigo tan querido de los Apstoles, sino ms bien a las cartas que han llegado hasta nosotros, que contienen tantas contradicciones y tantos preceptos que no vienen contenidos en el Evangelio. Estas cartas, antes de pasar a las biblias, estuvieron en manos de muchos escribas amigos del imperio romano y, posiblemente, ste fue el origen de todo lo que hay en ellas contrario al Evangelio.

    El llamar "palabra de Dios" a todo lo escrito en estas cartas solo fue una decisin de los Poderosos del imperio romano del siglo IV (ver: concilios de Roma)...

    Jesucristo no nos mand predicar leyes del viejo testamento para la salvacin ni cartas atribuidas a Pablo, pues l mand a sus discpulos predicar por todos los pueblos solamente el Evangelio. As les dijo el Seor:

    "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, ser salvo; mas el que no creyere, ser condenado". (Marcos 16:15-16)

    Esto es lo que nos mand predicar Jesucristo, slo su Evangelio y su Ley de misericordia.

    Los dems libros de las escrituras se pueden examinar con cuidado para conocer la historia y las profecas... Pero Ley de Dios solo son las palabras y enseanzas de Jesucristo... Pues desde antiguo fueron muchos hombres codiciosos de riquezas y de poder los que siempre han querido imponer los preceptos de los hombres y por otro lado quitar la verdadera Ley de Dios, que es la Ley que nos ense Jesucristo en el Evangelio.

  4. #4
    Registrado Avatar de Africano
    Fecha de ingreso
    17 ago, 15
    Ubicacin
    Versalles, Matanzas, Cuba
    Mensajes
    8,061

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?



    Pablo mismo te responde

    Pssssss
    Espada: Vete, Satans, que escrito est: Al Seor tu Dios adorars y l solo servirs.

  5. #5
    Registrado
    Fecha de ingreso
    22 feb, 16
    Mensajes
    2,117

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Africano Ver mensaje


    Pablo mismo te responde

    Pssssss
    Pablo enseaba que siguieramos el Evangelio de Jess, y no otros "evangelios", ni aunque los viniera predicando Pablo, y nos advirti que tuviramos cuidado con ciertos escritos por carta atribuidos a l. Eso nos ensea que tengamos cuidado con sus cartas, porque ya en su tiempo se le estaban atribuyendo escritos por carta que en realidad l no haba escrito.

  6. #6

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Mara_Laura3 Ver mensaje
    Pablo enseaba que siguieramos el Evangelio de Jess, y no otros "evangelios", ni aunque los viniera predicando Pablo, y nos advirti que tuviramos cuidado con ciertos escritos por carta atribuidos a l. Eso nos ensea que tengamos cuidado con sus cartas, porque ya en su tiempo se le estaban atribuyendo escritos por carta que en realidad l no haba escrito.
    As es, amiga Laura. Las cartas atribuidas a Pablo contienen muchos puntos difciles que los indoctos y poco asentados tergiversan para su propia perdicin. Y esto ha hecho que muchos que se llaman "evanglicos" y otros grupos parecidos estn completamente confundidos, como le pasa a nuestro amigo Africano, el cul est muy afectado por los grupos llamados "evanglicos" y por los puntos difciles de las cartas atribuidas a Pablo.

  7. #7
    Registrado
    Fecha de ingreso
    22 feb, 16
    Mensajes
    2,117

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Porque25 Ver mensaje
    As es, amiga Laura. Las cartas atribuidas a Pablo contienen muchos puntos difciles que los indoctos y poco asentados tergiversan para su propia perdicin. Y esto ha hecho que muchos que se llaman "evanglicos" y otros grupos parecidos estn completamente confundidos, como le pasa a nuestro amigo Africano, el cul est muy afectado por los grupos llamados "evanglicos" y por los puntos difciles de las cartas atribuidas a Pablo.
    Es verdad. Hay muchas personas confundidas por causa de muchos escritos que hay en las cartas de Pablo que fueron torcidos desde el primer siglo, como nos advirti el apstol Pedro en 2 Pedro 3,15-18. En las cartas hay muchas cosas que no coinciden con lo que Jess ense, entonces predican "otro evangelio", y el mismo Pablo nos advirti en Galatas 1,6-9 para que no siguieramos "otro evangelio" diferente al de Jess ni aunque lo viniera predicando el mismo Pablo.

  8. #8
    Registrado
    Fecha de ingreso
    22 feb, 16
    Mensajes
    2,117

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Mara_Laura3 Ver mensaje
    Es verdad. Hay muchas personas confundidas por causa de muchos escritos que hay en las cartas de Pablo que fueron torcidos desde el primer siglo, como nos advirti el apstol Pedro en 2 Pedro 3,15-18. En las cartas hay muchas cosas que no coinciden con lo que Jess ense, entonces predican "otro evangelio", y el mismo Pablo nos advirti en Galatas 1,6-9 para que no siguieramos "otro evangelio" diferente al de Jess ni aunque lo viniera predicando el mismo Pablo.
    Esto debera ser tenido en cuenta por los que basan sus creencias en los escritos torcidos de las cartas que dicen que fueron escritos por Pablo.

  9. #9

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Mara_Laura3 Ver mensaje
    Es verdad. Hay muchas personas confundidas por causa de muchos escritos que hay en las cartas de Pablo que fueron torcidos desde el primer siglo, como nos advirti el apstol Pedro en 2 Pedro 3,15-18. En las cartas hay muchas cosas que no coinciden con lo que Jess ense, entonces predican "otro evangelio", y el mismo Pablo nos advirti en Galatas 1,6-9 para que no siguieramos "otro evangelio" diferente al de Jess ni aunque lo viniera predicando el mismo Pablo.
    Cita Iniciado por Mara_Laura3 Ver mensaje
    Esto debera ser tenido en cuenta por los que basan sus creencias en los escritos torcidos de las cartas que dicen que fueron escritos por Pablo.
    Me alegro de que comprendas estas cosas, pues son muchos los confundidos por las cartas atribuidas a Pablo.

  10. #10
    Registrado Avatar de Espada
    Fecha de ingreso
    16 feb, 13
    Mensajes
    25,565

    Predeterminado Re: A PABLO... O A CRISTO?... A QUIN debemos seguir?

    Cita Iniciado por Porque25 Ver mensaje
    ...son muchos los confundidos por las cartas atribuidas a Pablo.
    especialmente aquellas citas que prohiben el adulterio y la fornicacion en tu caso particular.

Pgina 1 de 48 12311 ... ltimoltimo

Temas similares

  1. Respuestas: 240
    ltimo mensaje: 03/03/2019, 09:48
  2. Respuestas: 204
    ltimo mensaje: 13/12/2017, 05:42
  3. Dicen seguir a Cristo, pero NO van a ninguna iglesia ...
    Por Emeric en el foro Religin y Teologa
    Respuestas: 38
    ltimo mensaje: 05/01/2015, 21:22
  4. Respuestas: 17
    ltimo mensaje: 31/12/2014, 15:33
  5. Quin es tu modelo a seguir?...
    Por Rogerssv en el foro Juegos
    Respuestas: 3
    ltimo mensaje: 25/07/2010, 20:15

Permisos de publicacin

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •