Qu es el Reino de Dios?


Partiendo de las predicaciones de los profetas, los contemporneos de Jess saban lo que esto significaba: es el tiempo de salvacin que haba de llegar, en el cual Dios vencer todo lo que oprime y agobia al hombre, lo que le tortura y atemoriza. Esta situacin final slo se puede imaginar mediante imgenes y comparaciones. Es ms sencillo utilizar lmites negativos que hacer una descripcin positiva de todo ello: un mundo sin lgrimas, sin sufrimiento y sin dolor. Un tiempo de paz, en el cual se haga la voluntad de Dios. Una vida comparable al convite en una fiesta real; un campo frtil, lleno de espigas. Una existencia en la alegra, que se realiza no por el esfuerzo humano -ni mediante cargas religiosas, ni por la violencia poltica-, sino que ser una ddiva del mismo Dios. El hecho de que el Reino de Dios todava no haya llegado a la perfeccin es debido a lo que nos muestra la experiencia cotidiana: las culpas, los pecados y sus consecuencias.


Sin embargo, que el Reino de Dios ya ha comenzado lo demuestra Jess no slo anuncindolo, sino tambin demostrando su palabra y su predicacin con sus obras. Que Dios llama a un nuevo mundo a todos los hombres, pricipalmente a los marginados y maltratados, los pobres, los despreciados y pecadores, lo demuestra Jess al dar esperanza a todos los hombres y especialmente al buscar la compaa de los dbiles y oprimidos. Las curaciones que realiza son signo de que el Reino de Dios ha llegado (cfr. entre otros, /Mt/12/28 y par.) y de que el Reino quiere englobar a todos los hombres tanto en sus dimensiones materiales como en las espirituales.


Precisamente porque el Reino de Dios ya ha comenzado, el hombre debe seguir la llamada de este tiempo de urgente salvacin y cambiar su mente y espritu. Cambiar as, significa en el Nuevo Testamento apostarlo todo a una carta, es decir, seguir a Jess sin reservas; buscar la seguridad significa entregarlo todo sin reservas; poner la mano en el arado sin mirar atrs.