Por qu dice la Biblia: Preciosa a los ojos de Jehov es la muerte de los que le son leales?

▪ Sin duda, Jehov valora muchsimo la vida de todos y cada uno de sus siervos fieles. No obstante, las palabras divinamente inspiradas que aparecen en Salmo 116:15 se refieren a algo ms que la muerte de una persona.
En un discurso de funeral, este versculo no se debe aplicar al fallecido, aun cuando se trate de un cristiano que haya muerto fiel a Jehov. Por qu? Porque su verdadero significado es ms amplio. Lo que el salmista quiso decir es que Jehov considera que la muerte de todos sus siervos fieles sera una prdida tan enorme que no est dispuesto a permitirla (vanse Salmo 72:14 y 116:8).

En efecto, este pasaje confirma que Dios no va a tolerar que nadie destruya a sus siervos leales como grupo. As lo demuestra nuestra historia moderna. Los ataques y persecuciones que hemos soportado son una clara prueba de que Dios nos protege del exterminio.

Jehov es todopoderoso, y su voluntad se cumplir sin falta. Por eso, jams permitir que su pueblo desaparezca por completo. De lo contrario, podra parecer que sus enemigos son ms poderosos que l, algo totalmente absurdo. Si eso ocurriera, fracasara el propsito divino de que la
Tierra se llene de personas fieles a Dios (Isa. 45:18; 55:10, 11). En los patios terrestres del gran templo espiritual no quedara ningn ser humano que adorara a Jehov y le rindiera servicio sagrado en la Tierra. Adems, no habra personas que constituyeran la base de la nueva tierra, es decir, una sociedad compuesta de personas justas que vivieran en el planeta bajo el nuevo cielo (Rev. 21:1). Sin sbditos terrestres, el Reino de Mil Aos de Cristo no podra hacerse realidad (Rev. 20:4, 5). Es totalmente imposible que suceda cualquiera de esas cosas!

Por otra parte, si Jehov permitiera que los enemigos acabaran con su pueblo en la Tierra, quedaran en entredicho su autoridad y su reputacin. Sera una terrible mancha para su Soberana Universal. Por respeto a s mismo y a su santo nombre, jams lo tolerar. Y pensemos en esto: con Dios no hay injusticia, as que estamos seguros de que Dios proteger al conjunto de siervos que le han servido fielmente (Deu. 32:4; Gn. 18:25). Eso est de acuerdo con lo que afirma la Biblia: Jehov no abandonar a su pueblo, por causa de su gran nombre (1 Sam. 12:22).

En efecto, Jehov no desamparar a su pueblo, ni dejar a su propia herencia (Sal. 94:14).

Qu alentador es saber que el pueblo de Dios nunca desaparecer de la Tierra! Por consiguiente, seamos siempre leales a Jehov y confiemos en esta promesa suya: Sea cual sea el arma que se forme contra ti, no tendr xito, y sea cual sea la lengua que se levante contra ti en el juicio, la condenars. Esta es la posesin hereditaria de los siervos de Jehov, y su justicia proviene de m (Isa. 54:17).

[Comentario de la pgina 22]


Dios jams permitir que su pueblo sea exterminado