Varias veces se mencionan en la Biblia, las muchedumbres que seguan a Jess. Veamos:

"Grandes muchedumbres le seguan de Galilea y de la Decpolis y de Jerusaln y de Judea y del otro lado del Jordn" (Mateo 4:25)

"Se le acercaron numerosas muchedumbres. El, subiendo a una barca, se sent, quedando las muchedumbres sobre la playa" (Mateo 13:2)

"Se le acerc una gran muchedumbre en la que haba cojos, mancos, ciegos, mudos y muchos otros, que se echaron a sus pies, y los cur". (Mateo 15:30)

"Acudan a l de toda la regin de Judea, todos los moradores de Jerusaln, y se hacan bautizar por l en el ro Jordn" (Marcos 1:5)

"Y mandando a la muchedumbre que se recostara en tierra, tom los siete panes y los peces y, dando gracias, los parti y se los dio a los discpulos, y stos a la muchedumbre". (Mateo 15: 35,36)

"Y cuando entr en Jerusaln, toda la ciudad se conmovi Y la muchedumbre responda: 'Este es Jess el profeta, el de Nazaret de Galilea!'" (Mt. 21:10,11)
Pudo esto haber sido posible? Segn lo que sabemos, podemos deducir que no.

Los evangelios, se dice, fueron escritos en el primer siglo de nuestra era, por Mateo, Marcos, Juan y Lucas, todos ellos presuntamente judos.

Para esa poca, las tierras de Judea, Samaria y Galilea, estaban bajo dominacin de Roma (cosa que indignaba a sus habitantes)

El problema es que los romanos eran muy celosos con respecto a las reuniones, aunque stas tuvieran fines pacficos, e iban inmediatamente a disolver cualquier reunin que se formara. Siempre, cualquier grupo que se formara, era sospechoso para las autoridades romanas, ya que tenan miedo de que esas reuniones desembocaran en rebeliones. Por tal motivo, toda reunin era disuelta inmediatamente, y si era necesario, por las armas.

Durante las Pascuas tambin se daba esta situacin, y los romanos vigilaban muy atenta y constantemente a las multitudes que se reunan en los patios del templo. Flavio Josefo, en su obra "Antigedades de los judos" escribe lo siguiente sobre el procurador Cumano: "En la fiesta de la Pascua congregndose una gran multitud Temeroso Cumano de alguna sedicin, orden que una cohorte se apostara con sus armas en los prticos del Templo As acostumbraban a hacerlo antes que l los procuradores de Judea". (Antigedades de los judos, 20, V, 3)

Podemos apreciar que tal situacin era costumbre...

Era muy difcil que los romanos no estuvieran al tanto de las reuniones que se realizaban en sus tierras, por ms que algunas (de grupos subversivos, por ejemplo), se hicieran en el desierto y en los montes, a escondidas. Josefo escribe "Otros hombres pretendiendo con sombra y nombre de religin hacer muchas novedades se salan a los desiertos y soledades, prometindoles y hacindoles creer que Dios les mostraba all seales de la libertad que haban de tener. Envi contra stos Flix gentes de a caballo y de a pie, todos muy armados y mataron gran muchedumbre de judos" en su obra "Guerras de los judos", captulo 2, XII.

Por esto, se puede ver que es muy difcil concebir que se hayan podido reunir las muchedumbres alrededor de Jess. Ms si tenemos en cuenta que esas muchedumbres, supuestamente se reunieron alrededor de alguien a quien se le llamaba "rey"...




.