Artculo 87
1. Aun cuando no concurran las condiciones 1. y 2. previstas en el artculo 81, el Juez o Tribunal, con audiencia de las partes, podr acordarla suspensin de la ejecucin de las penas privativas de libertad no superiores a tres aos de los penados que hubiesen cometido el hecho delictivo a causa de su dependencia de las sustancias sealadas en el nmero 2. del artculo 20, siempre que se den las siguientes circunstancias:
1. Que se certifique suficientemente, por centro o servicio pblico o privado debidamente acreditado u homologado, que el condenado se encuentra deshabituado o sometido a tratamiento para tal fin en el momento de decidir sobre la suspensin.
2. Que no se trate de reos habituales.
2. En el supuesto de que el condenado sea reincidente, el Juez o Tribunal valorar, por resolucin motivada, la oportunidad de conceder o no el beneficio de la suspensin de la ejecucin de la pena, atendidas las circunstancias del hecho y del autor.
3. La suspensin de la ejecucin de la pena quedar siempre condicionada a que el reo no delinca en el perodo que se seale, que ser de tres a cinco aos.
4. En el caso de que el condenado se halle sometido a tratamiento de deshabituacin, tambin se condicionar la suspensin de la ejecucin de la pena a que no abandone el tratamiento hasta su finalizacin. Los centros o servicios responsables del tratamiento estarn obligados a facilitar al Juez o Tribunal sentenciador, en los plazos que seale, la informacin precisa para comprobar el comienzo de aqul, as como para conocer peridicamente su evolucin, las modificaciones que haya de experimentar as como su finalizacin.
5. El Juez o Tribunal revocar la suspensin de la ejecucin de la pena si el penado incumpliere cualquiera de las condiciones establecidas.
Transcurrido el plazo de suspensin sin haber delinquido el sujeto, el Juez o Tribunal acordar la remisin de la pena si se ha acreditado la deshabituacin o la continuidad del tratamiento del reo. De lo contrario, ordenar su cumplimiento, salvo que, odos los informes correspondientes, estime necesaria la continuacin del tratamiento; en tal caso podr conceder razonadamente una prrroga del plazo de suspensin por tiempo no superior a dos aos.
SECCIN 2. De la sustitucin de las penas privativas de libertad
Artculo 88
1. Los Jueces o Tribunales podrn sustituir, previa audiencia de las partes, en la misma sentencia, o posteriormente en auto motivado, antes de dar inicio a su ejecucin, las penas de prisin que no excedan de un ao por arresto de fin de semana o multa, aunque la Ley no prevea estas penas para el delito de que se trate, cuando las circunstancias personales del reo, la naturaleza del hecho, su conducta y, en particular, el esfuerzo para reparar el dao causado as lo aconsejen, siempre que no se trate de reos habituales. Cada semana de prisin ser sustituida por dos arrestos de fin de semana; y cada da de prisin ser sustituido por dos cuotas de multa. En estos casos el Juez o Tribunal podr adems imponer al penado la observancia de una o varias de las obligaciones o deberes previstos en el artculo 83 de este Cdigo.
Excepcionalmente podrn los Jueces o Tribunales sustituir las penas de prisin que no excedan de dos aos a los reos no habituales cuando de las circunstancias del hecho y del culpable se infiera que el cumplimiento de aqullas habra de frustrar sus fines de prevencin y reinsercin social. En estos casos, la sustitucin se llevar a cabo con los mismos requisitos y en los mismos trminos y mdulos de conversin establecidos en el prrafo anterior.
2. Tambin podrn los Jueces y Tribunales, previa conformidad del reo, sustituir las penas de arresto de fines de semana por multa o trabajos en beneficio de la comunidad. En este caso, cada arresto de fin de semana ser sustituido por cuatro cuotas de multa o dos jornadas de trabajo.
3. En el supuesto de quebrantamiento o incumplimiento en todo o en parte de la pena sustitutiva, la pena de prisin o de arresto de fin de semana inicialmente impuesta se ejecutar descontando, en su caso, la parte de tiempo que se haya cumplido, de acuerdo con las reglas de conversin respectivamente establecidas en los apartados precedentes.
4. En ningn caso se podrn sustituir penas que sean sustitutivas de otras.
Artculo 89
1. Las penas privativas de libertad inferiores a seis aos impuestas a un extranjero no residente legalmente en Espaa podrn ser sustituidas por su expulsin del territorio nacional. Igualmente, los Jueces o Tribunales, a instancia del Ministerio Fiscal, podrn acordar la expulsin del territorio nacional del extranjero condenado a pena de prisin igual o superior a seis aos, siempre que haya cumplido las tres cuartas partes de la condena. En ambos casos ser necesario or previamente al penado.
2. El extranjero no podr regresar a Espaa en un plazo de tres a diez aos contados desde la fecha de su expulsin, atendida la duracin de la pena impuesta. Si regresare antes de dicho trmino, cumplir las penas que le hayan sido sustituidas.
3. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, el extranjero que intentara quebrantar una decisin judicial de expulsin con prohibicin expresa de regresar al territorio espaol y fuese sorprendido en la frontera, ser expulsado por la autoridad gubernativa.
Ahora bien, si es entendido y aceptado socialmente el procedimiento establecido en el propio CP, de SUSPENSIN y SUSTITUCIN de una Pena Privativa de Libertad, no viene a entenderse bien, las razones que puedan obrar para no aplicar similares procedimientos tanto de SUSPENSIN como de SUSTITUCIN en lo referente a la ejecucin de las Penas Privativas de Derechos. Es a nuestro entender que se produce un claro vaco normativo, generador de injusticia, lo que genera sin duda, una necesidad y obligacin perentoria de su correccin.
Las mismas valoraciones de tipo poltico, social, antropolgico y humano, que puedan aconsejar como prudente y justo, en el mbito de la criminalidad la SUSTITUCIN y SUSPENSIN de las Penas Privativas de Libertad, sin duda, han de darse en los supuestos de que la Pena de que se trate sea, de Privacin de Derechos.
Igualmente, a nivel criminolgico, no se ve ningn impedimento que desaconseje una equiparacin sobre los procedimientos establecidos del cumplimiento de las Penas, ya sean Privativas de Libertad, como Privativas de Derechos. Las funciones reeducadoras y resocializadoras, inherentes a toda pena, quedaran por tanto garantizadas.
Partiendo de un supuesto abanico de valoraciones sobre las distintas clases de Penas, surge la pregunta, sobre la valoracin indistinta que sobre la gravedad de Penas Privativas de Libertad, en relacin a las Penas Privativas de Derechos. Pensamos que dicha valoracin se fundamenta en la relatividad del puesto que ocupa el observador. As, puede alguien determinar qu pena es ms grave de las que a continuacin se exponen?, y que pudieran ajustarse a un supuesto de un delito contra la seguridad del trfico:

Pena privativa de libertad Pena privativa de derechos
De uno a 30 das de prisin Un ao de privacin del derecho a conducir vehculos a motor
Un mes de prisin Un ao de privacin del derecho a conducir vehculos a motor
Dos mes de prisin Un ao de privacin del derecho a conducir vehculos a motor
De tres a cinco meses de prisin Un ao de privacin del derecho a conducir vehculos a motor
Cuadro 1