Página 1 de 14 12311 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 134

Tema: El Código de Hammurabi y la Biblia

  1. #1
    Registrado
    Fecha de ingreso
    14 dic, 03
    Ubicación
    Francia
    Mensajes
    104,104

    Predeterminado El Código de Hammurabi y la Biblia

    [size=6]Me pregunto si los biblistas teístas sabrán que muchos de los mandamientos de la Ley de Moisés fueron inspirados por el Código del rey Hammurabi, verdadero fundador del primer imperio de Babilonia.

    Hammurabi reinó durante 43 años, comenzando en el año 1730, antes de Cristo, es decir, en el siglo 18 antes de nuestra era.

    Mientras que el Decálogo, como toda la Ley de Moisés, son mucho más tardíos.
    [/size]

    Declaro abierto este tema tan interesante para nosotros los biblistas.

    Saludos.

  2. #2

    Predeterminado

    [size=4]

    He aquí mi respuesta, emeric.

    Estoy estudiando el código y su contexto, así es que sólo aproximaré una idea preliminar. Primero, es un código de justicia, no religioso. Contiene elementos semitas como el "ojo por ojo", lo que hace probable que Hammurabi pueda haber recibido innfluencia semita (después de todo Noé también oyó decretos divinos, y su descendencia después de él, entre los que estaba Sem). Si Moisés se inspiró en ellos no lo podremos concluir con absoluta certeza, pues es probable que en el tronco semita, incluso antes, hubiera ya conocimiento de algunos decretos que Dios promulgaría. Es posible el conocimiento profético. Enoc, 7mo desde Adán, vió la segunda venida de Jesús . Abrahám "se gozó de ver el día de Jesús, y lo vió".


    Por ahora, conjeturas y especulaciones. Pero por algo se empieza.

    Saludos. [/size]


  3. #3
    Registrado
    Fecha de ingreso
    03 jul, 02
    Ubicación
    Ponce, P.R.
    Mensajes
    802

    Predeterminado A Andrés

    Cita Iniciado por Andrés Moreira Valderrama
    [size=4]

    He aquí mi respuesta, emeric.

    Estoy estudiando el código y su contexto, así es que sólo aproximaré una idea preliminar. Primero, es un código de justicia, no religioso. Contiene elementos semitas como el "ojo por ojo", lo que hace probable que Hammurabi pueda haber recibido innfluencia semita (después de todo Noé también oyó decretos divinos, y su descendencia después de él, entre los que estaba Sem). Si Moisés se inspiró en ellos no lo podremos concluir con absoluta certeza, pues es probable que en el tronco semita, incluso antes, hubiera ya conocimiento de algunos decretos que Dios promulgaría. Es posible el conocimiento profético. Enoc, 7mo desde Adán, vió la segunda venida de Jesús . Abrahám "se gozó de ver el día de Jesús, y lo vió".


    Por ahora, conjeturas y especulaciones. Pero por algo se empieza.

    Saludos. [/size]

    Sr. Moreira, me parece interesante una de sus conjeturas. Menciona que Hammurabi recibió influencia semita. Ello no es algo creíble, sino muy probable, pues el pueblo de la Babilonia hammurabiana era semita. Sin embargo, hasta ahora no existen pruebas de la existencia del pueblo judío anterior al siglo 18, y, según lo que recuerdo del Génesis -que me corrija algún biblista si en ello me equivoco- no se alude a que Abraham -interpretado por algunos teólogos y estudiosos como la tribu israelita- haya residido en Babilonia, aunque sí menciona sus orígenes en Ur, ciudad cuya existencia está fuera de toda duda. Además, hoy los estudiosos consideran como pueblos semitas a todos aquellos con parecidos patrones linguísticos, como los fenicios (cananeos), asirios, sirios, judíos, acadios, arameos, caldeos y, el más predominante de entre ellos hoy día, los árabes. Espero mi respuesta no sea acusada de intolerante por los teístas, y podamos seguir debatiendo tan excelsamente como personas más interesadas en discutir con la razón y no con el corazón. De mi parte así será.

  4. #4

    Predeterminado


    [size=4]
    Séneca, yo no acuso sin fundamento. Y hasta aquí no veo por dónde "acusar" un planteamiento lúcido y razonable.

    Me encantaría conocer más sobre aquellos hammurabianos. Es notable que la idea de justicia de aquel príncipe sea similar al ideario mosaico. Por cierto que mi creencia teísta y bíblica me lleva a pensar en un origen divino de la jurisprudencia, es decir, en este caso, de una mente inspirada por Dios para declarar principios en orden al establecimiento de un incipiente sistema jurídico. La certeza teísta es que Dios es Señor de la Historia, y a ciertos hombres, sin distinción de credo o pensamiento, les puede (y debe) declarar las ideas centrales que impulsarán a los sitemas de gobierno y las leyes para el desarrollo de las sociedades. La Biblia abunda en ejemplos que muestran esto (entre otros, Nabucodonosor, Ciro, Darío, etc.).

    Esto viene a derribar el argumento de que exclusicamente a un "pueblo elegido" debería Dios mostrarle las leyes. La ley, el orden, la justicia, en resumen el derecho, no es de propiedad exclusiva de una etnia (etnocentrismo). Son principios universales.

    ¿Qué opinas de esto?


    Saludos.[/size]

  5. #5
    Registrado
    Fecha de ingreso
    03 jul, 02
    Ubicación
    Ponce, P.R.
    Mensajes
    802

    Predeterminado Al Sr. Moreira

    Cita Iniciado por Andrés Moreira Valderrama

    [size=4]
    Séneca, yo no acuso sin fundamento. Y hasta aquí no veo por dónde "acusar" un planteamiento lúcido y razonable.

    Me encantaría conocer más sobre aquellos hammurabianos. Es notable que la idea de justicia de aquel príncipe sea similar al ideario mosaico. Por cierto que mi creencia teísta y bíblica me lleva a pensar en un origen divino de la jurisprudencia, es decir, en este caso, de una mente inspirada por Dios para declarar principios en orden al establecimiento de un incipiente sistema jurídico. La certeza teísta es que Dios es Señor de la Historia, y a ciertos hombres, sin distinción de credo o pensamiento, les puede (y debe) declarar las ideas centrales que impulsarán a los sitemas de gobierno y las leyes para el desarrollo de las sociedades. La Biblia abunda en ejemplos que muestran esto (entre otros, Nabucodonosor, Ciro, Darío, etc.).

    Esto viene a derribar el argumento de que exclusicamente a un "pueblo elegido" debería Dios mostrarle las leyes. La ley, el orden, la justicia, en resumen el derecho, no es de propiedad exclusiva de una etnia (etnocentrismo). Son principios universales.

    ¿Qué opinas de esto?


    Saludos.[/size]
    Sr. Moreira, agradezco podamos debatir sin perder el juicio. Sucede que algunos teístas llegan a estereotipar a los ateos. No piense que yo crea que los ateos somos eternas víctimas o buenos inherentemente. Respecto a que Dios debe llevarle la moral a toda la humanidad, deberíamos preguntarnos por qué no lo hizo previamente. Si no quiso hacerlo desde el principio, ¿no será que Dios quiere usarnos como canicas o bailarnos como trompos en su juego? En palabras más filosóficas, ¿no será que Dios necesita del ser humano? ¿No será que Dios no puede vivir si no es del ser humano? Respecto a que Dios les brindó conocimientos sobre moral a varios pueblos, no me opongo. Pero sucede que entonces el rol de Moisés como el primer receptor de los mandamientos divinos podría abismarse ante la existencia de otros receptores. Entonces vendría una pregunta muy pertinente, ¿serán las religiones de los pueblos de Nabucodonosor, Ciro, Darío, etc. tan válidas y legítimas por voluntad divina como lo era el judaísmo?

  6. #6

    Predeterminado



    Los teístas biblistas asumimos que Dios gobierna el universo con "leyes". Hay una ley para ordenar y estructurar el universo (la física reconoce cuatro campos), y hay otra ley para gobernar a los hombres. Una "ley natural" que lleva implícita el conocimiento del bien y del mal, y que se adquirió después de que "fueron abiertos sus ojos". Si hay un primer hombre, éste ya llevó en sí la idea del bien y del mal.

    La Escritura señala que el hombre, desde el principio, y como consecuencia de su desobediencia, conoció el bien y el mal, producto de lo cual "llegó a ser como Dios" (sabiendo lo bueno y lo malo). El judeocristianismo reconoce que la protohumanidad tiene este "germen".

    Discrepo respecto de que Moisés fuera el primer receptor de los mandamientos divinos. El primero fue Adán. Luego le siguió Noé. Lo que comparto es, de manera más precisa, que Moisés fue el primero en recibir los mandamientos expresados en ordenanzas sistematizadas, con el propósito que todos conocemos. Lo que sucede es que el sistema mosaico aparte de preceptos incluye la ratificación de un pacto anterior, con Abraham, y cláusulas mediante las cuales se une y compromete a ser el Dios protector y benefactor de todo el pueblo. No hizo esto con ningún otro gobernante, ni pueblo alguno. Dios se revela al más pequeño e insignificante de todos los pueblos de entonces.

    ¿Serán las religiones de los pueblos de Nabucodonosor, Ciro, Darío, etc. tan válidas y legítimas por voluntad divina como lo era el judaísmo? Lo que sucede es que esa religión es "natural". No procede de un Dios que se muestra a sí mismo como el único y verdadero. Aún más, se explicita en las Escrituras que los dioses de aquellos pueblos son falsos.

    La premisa de que Dios valide otras religiones por su propia voluntad es una falacia. No tiene sustento. Al menos no sustento bíblico.

    Respecto del argumento de que Dios se sirve del ser humano, por necesidad, deshace la propia naturaleza divina, y transforma al Ser supremo en un subordinado menesteroso de su propia creación. Ontológicamente inaceptable.

    Saludos.

  7. #7
    Registrado
    Fecha de ingreso
    03 jul, 02
    Ubicación
    Ponce, P.R.
    Mensajes
    802

    Predeterminado Al Sr. Moreira

    Cita Iniciado por Andrés Moreira Valderrama
    Los teístas biblistas asumimos que Dios gobierna el universo con "leyes". Hay una ley para ordenar y estructurar el universo (la física reconoce cuatro campos), y hay otra ley para gobernar a los hombres. Una "ley natural" que lleva implícita el conocimiento del bien y del mal, y que se adquirió después de que "fueron abiertos sus ojos". Si hay un primer hombre, éste ya llevó en sí la idea del bien y del mal.
    Sr. Moreira, ya que alude a la ley natural, debemos reconocer que en todas las sociedades se reconocen determinados principios como necesarios para la coexistencia de todos, como por ejemplo 'no robarás' 'no matarás' 'no cometerás adulterio'. Es de resaltar, sin embargo, que, aunque las leyes parecen cumplirse entre casi toda la humanidad, sólo ha sido así en cuanto a guías generalizadas y no absolutas, pues, y cito un ejemplo, el mandamiento 'no matarás' puede ser más o menos practicado según la mayor o menor propensión a las guerras, énfasis en el respeto a la vida, etc. Igual ocurre con el adulterio. No sólo en la antigüedad grecorromana, sino en casi toda la historia occidental posterior era común la tolerancia, cuando no, la alabanza de esta conducta que, sin embargo, ha sido considerado un pecado, y hasta un delito hoy día. Podría extenderme. En resumen, podemos ver que si bien puede concebirse amplio acuerdo respecto a la ley moral que nos pudiese hacer pensar en su absoluteidad, su aplicación sigue siendo fuente de polémicas, que se puede observar en las diferencias, no tan sólo de constituciones internacionales, sino hasta de la misma Europa, a quienes muchos cristianos consideran derivada del cristianismo.
    Cita Iniciado por Andrés Moreira Valderrama
    Respecto del argumento de que Dios se sirve del ser humano, por necesidad, deshace la propia naturaleza divina, y transforma al Ser supremo en un subordinado menesteroso de su propia creación. Ontológicamente inaceptable.
    Estoy de acuerdo en ese punto. Pero si seguimos tu premisa, podríamos concluir que orar a Dios no nos serviría de nada, pues Dios tomaría sus resoluciones sobre nosotros de manera totalmente ajena a nuestros ruegos, súplicas, oraciones, cánticos y alabanzas. Esto implicaría que todas esas actividades que el creyente levanta hacia Dios son una pérdida de tiempo: Dios no necesita del creyente para nada, y si Dios procura su salvación, no se debe a la caída del pecado, porque ésta lo determinaría, ni a nada, y Dios planeó todo lo que ocurrió, ocurre y ocurrirá. Y Dios sería tan poderoso que nosotros podemos ser cualquier actividad suya, menos seres libres.

  8. #8

    Predeterminado

    Pero si seguimos tu premisa, podríamos concluir que orar a Dios no nos serviría de nada, pues Dios tomaría sus resoluciones sobre nosotros de manera totalmente ajena a nuestros ruegos, súplicas, oraciones, cánticos y alabanzas. Esto implicaría que todas esas actividades que el creyente levanta hacia Dios son una pérdida de tiempo: Dios no necesita del creyente para nada, y si Dios procura su salvación, no se debe a la caída del pecado, porque ésta lo determinaría, ni a nada, y Dios planeó todo lo que ocurrió, ocurre y ocurrirá. Y Dios sería tan poderoso que nosotros podemos ser cualquier actividad suya, menos seres libres.
    [size=4]Bien, radicalicemos entonces para ilustrar mejor.

    La Escritura enseña que "Dios es el que produce en vosotros (los creyentes) así el querer como el hacer por su buena voluntad.". Trataré de exponer mi idea de esto.

    Si Dios NO FUESE "tan" poderoso y sublime, tendríamos que considerar al Creador como un viejito muy ingenioso que hizo un experimento genético en un prototipo de sí mismo y que lo confinó a un planeta amigable, para luego irse a descansar a alguna paradisíaca isla de algún universo paralelo. Se seguirían dos posibles caminos: 1. Que Dios hubiese creado autómatas androides programados para oprear según instrucciones específicas del diseñador, de tal modo que la humanidad sería un colectivo gigantesco de piezas estandarizadas, unidades de una clase homogénea, que cohabitan en un medio ascéptico y tan ordenado y riguroso que no habría necesidad alguna de que Dios se fuera del planeta: sería o un error o una pérdida de tiempo. Ó 2.- Que Dios hubiese creado una especie superior a las bestias, con la capacidad de irse "descubriendo" a sí mismo y a su entorno para que en un plazo determinado de tiempo este especimen "encuentre" por sus propios medios al Creador que lo dejó abandonado a su propia suerte. Sería algo así como jugar a las escondidillas.

    Me parece que en 2.- está la inmensa mayoría de los planteamientos que se hacen de Dios, desde la perspectiva del hombre sin Dios, por supuesto. Pero parten de la premisa de que Dios NO ES Todopoderoso.

    Pero si Dios es tanto todopoderoso como un gran planificador y estratega, tendríamos que Él crea a hombres a su imagen, es decir con voluntad e inteligencia, de modo que inevitablemente éstos deben asumir con responsabilidad la toma de sus propias decisiones, pero sin que Dios quede sujeto a los "riesgos" que eso conlleva, como dependiendo del azar y la contingencia. Al contrario, la potencia y la maravilla se da justamente en el hecho de que habiendo albedrío en el hombre para determinar su propia existencia, ésta muestra en todo momento la ratificación de un plan previamente establecido, paso a paso.

    Dios es Inteligente, e hizo al hombre inteligente. Dios es Todopoderoso, e hizo al hombre poderoso. La Libre Voluntad (libre albedrío) de Dios es suprema, perfecta, superlativa, mientras que la voluntad (albedrío) del hombre estando confinada al mundo, al mundo del hombre, a la finitud del espacio-tiempo, está limitada por la contingencia y el devenir. Es decir el hombre tiene una imagen de Dios pero no la realidad esencial de Dios: el hombre no está divinizado.

    Yo veo el albedrío humano como un péndulo, que va desde un extremo egocéntrico al otro extremo teológico (mejor digamos religioso), pero siempre siguiendo el movimiento pendular. En un extremo el movimiento se detiene en el límite del "Yo", mientras que en el otro se detiene en el límite de la realidad de Dios. Se me ocurre llamarlo un "determinismo pendular": en cualquier punto que se observe el péndulo, se hace la voluntad de Dios, sea rechazándolo o asumiéndolo. En el extremo egótico, el albedrío descansa en la potencia y suficiencia propia, de modo que el hombre efectivamente puede mostrar sus grandes capacidades, pero sólo con respecto a sí mismo y a sus congéneres. Mientras que en el otro extremo, donde el albedrío alcanza la máxima aspiración, en Dios, y por lo tanto su plenitud, sólo existe la libertad de la tiranía terrenal, de lo propio que por definición es limitado. En este extremo el "yo" se entrega voluntariamente para que la voluntad se haga perfecta. No es una tautología, sino la máxima expresión de la voluntad, cuando una domina a la otra. Esto es la verdadera libertad. El creyente ora y alaba a Dios porque su voluntad ha sido liberada.

    En todo caso, amigo séneca, el determinismo está escrito en la naturaleza. Conozco científicos ateos que son grandes deterministas.

    Saludos [/size]

  9. #9
    Registrado
    Fecha de ingreso
    03 jul, 02
    Ubicación
    Ponce, P.R.
    Mensajes
    802

    Predeterminado Al Sr. Moreira

    Cita Iniciado por Andrés Moreira Valderrama
    Yo veo el albedrío humano como un péndulo, que va desde un extremo egocéntrico al otro extremo teológico (mejor digamos religioso), pero siempre siguiendo el movimiento pendular. En un extremo el movimiento se detiene en el límite del "Yo", mientras que en el otro se detiene en el límite de la realidad de Dios. Se me ocurre llamarlo un "determinismo pendular": en cualquier punto que se observe el péndulo, se hace la voluntad de Dios, sea rechazándolo o asumiéndolo. En el extremo egótico, el albedrío descansa en la potencia y suficiencia propia, de modo que el hombre efectivamente puede mostrar sus grandes capacidades, pero sólo con respecto a sí mismo y a sus congéneres. Mientras que en el otro extremo, donde el albedrío alcanza la máxima aspiración, en Dios, y por lo tanto su plenitud, sólo existe la libertad de la tiranía terrenal, de lo propio que por definición es limitado. En este extremo el "yo" se entrega voluntariamente para que la voluntad se haga perfecta. No es una tautología, sino la máxima expresión de la voluntad, cuando una domina a la otra. Esto es la verdadera libertad. El creyente ora y alaba a Dios porque su voluntad ha sido liberada.
    Podría decirse, siguiendo su premisa, que la voluntad del creyente sí podría considerarse liberada "de la tiranía terrenal", mas nunca de la divina. Es ello claro cuando resume su postura respecto a la relación entre Dios y el hombre como "determinismo pendular". Ahora debemos preguntarnos: ¿cómo puede el determinismo ser considerado libertad? Creo que más adecuado podría ser, ante esta problemática, definir o establecer límites más claros a ambos términos, o desecharlos como extremos dicotómicos. También me gustaría saber por qué toda tendencia al egótico o yo siempre debe ser tomada como ausencia de libertad. ¿Acaso algún ser humano puede seguir existiendo desprendiéndose de toda su individualidad? En asunto relacionado, se entiende que sigue su premisa el que "Dios es el que produce en vosotros (los creyentes) así el querer como el hacer por su buena voluntad". Sin embargo, parecería surgir un pequeño problema, pues si el albedrío humano es el 'determinismo pendular', el cual "va desde un extremo egocéntrico al otro extremo teológico (mejor digamos religioso[Dios])", ¿quién mueve al ser humano a alejarse de Dios, en vista de que dicho movimiento, siguiendo su razonamiento, no es producido por el humano mismo? ¿Acaso Satanás? Y si es Satanás, ¿tendrá Satanás influjo sobre la conducta humana tan parecido al de Dios? Y si es así, ¿es Satanás alguien que existe por sí mismo? Si no, ¿de dónde le vino potestad a Satanás? Y para terminar, ¿Por qué Dios creó voluntades separadas a la suya, o sea, las humanas? ¿Acaso para demostrar su poderío? Pero si Dios es todopoderoso, ¿necesita demostrar su poderío? Y si no, ¿entonces Dios hace todo del azar? Si es así, ¿podría decirse que Dios es azaroso? Saludos.

  10. #10

    Predeterminado



    [size=4]Primero, gracias por dialogar. Es muy gratificante comunicarse con el otro, sobre todo cuando edifica. Tus preguntas hablan bien de tu capacidad intelectual. Se agradece también. Ya te habrás dado cuenta que en estas materias soy un aprendiz, un lego, y me permito opinar porque puedo seguir aprendiendo.

    Segundo, descartemos la postura maniquea, ese dualismo entre el bien y el mal. El judeocristianismo es monoteísta. Habiendo un sólo Dios y Señor del universo, Creador y Sustentador, el principio de vida, se establece que todo poder o potestad está subordinado a Él. No hay contingencia ni azar para Dios. Su omniprescencia hace de Él un ser único y exclusivo, pues está en todo lugar en cualquier momento, sin estar sujeto ni al tiempo ni al espacio. Como dice la Escritura respecto de la segunda persona de la Trinidad: "Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten"; también Pablo predicando en el areópago ateniense declara:[/size]
    "El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos" (Hch.17: 24-28.)
    [size=4]No existe otra entidad que tenga estos atributos. Ni satanás.

    Tercero, el hombre al caer vino a se mortal. Y depravado. La consecuencia de ello es que el hombre se esconde de Dios. Al conocer el bien y el mal queda expuesto al mal. Ahora, también hubo un foco de rebelión, anterior y más dramático, pues una gran porción (se entiende que un tercio) de los ángeles, comandados por satanás, se rebelaron contra Dios. Estas entidades angélicas, que corresponden a una creación superior al hombre (no cumplen la funciones biológicas) son potestades que tienen la capacidad de influir en la mente y en el cuerpo del hombre. Ahora bien, no tienen un dominio total sino parcial; los grados de influencia dependen de varios factores que no viene al caso tratar aquí.

    Al ser pecador, es decir al inclinarse en forma natural hacia el mal, el hombre requiere leyes y disciplina, y será en mayor o menor grado depravado dependiendo de aquellos factores. La función de estas potestades angélicas es radicalizar el mal en el hombre, de tal modo que a partir de la naturaleza depravada puedan influir en la sede del gobierno humano: la mente. La eficacia de su acometido vuelve a depender de los factores que no menciono por espacio. Pero, en primera instancia, los demonios se encargan de desarticular todas las ideas que se tengan de alguna necesidad de Dios. Si no tienen éxito aquí, se servirán de su estratagema predilecta: la religión.

    Luego viene la contestación a las otras preguntas. Nos vemos pronto.[/size]

Página 1 de 14 12311 ... ÚltimoÚltimo

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •