En el cumpleaos de su Majestad Espaa... Palacio Real. Cena de celebracin del cumpleaos de S.M. el Rey.



Asisten a la cena personalidades de la realeza y de la poltica... Mientras que los invitados se sientan a la mesa, deslumbrados por el lujo de la mesa, Ana Botella (la Sra. de Aznar) le dice a su marido:



"Ay, Jos Mari, mira qu cubiertos ms monos, de oro puro con brillantes y esmeraldas incrustados. Anda, por fa, llvate uno de recuerdo. Yo tengo que tener uno de esos en mi casa."



"Pero, Ana, por favor..."



"Ni por favor, ni nada! T te vuelas un cubierto ahora mismo."



"Bueno, bueno, no te pongas as..."



Entonces, el presidente, disimuladamente, toma un cuchillo y se lo guarda en la bolsa del pantaln. Justo enfrente del matrimonio Aznar, se encontraban al otro lado Vicente fox y su esposa, quienes vieron la faena.



Martita, envidiosa, le dice a su marido:



"Anda, Chente, cario, vulate t uno para m."



"Pero, Martita, por Dios, cmo voy a hacer eso?"



"Que yo quiero uno; si la Botella va a tener uno, yo tambin. Y no me discutas."



"Bueno, lo que t digas..."



As que con el mismo disimulo que Aznar, Fox se dispone a ***** el cuchillo pero su mano se atonta y el temblor lo traiciona con tan mala suerte que el cuchillo golpea varias veces una copa... clin, clin, clin...



Se hace un silencio, y Fox, azorado, se levanta, y para salir del paso alza la copa y dice: "Brindemos por su Majestad, el Rey Don Juan Carlos, porque cumpla muchos aos ms."



Todos brindan y Fox se sienta, aliviado.



"De verdad, Vicente, qu torpe eres. Pero yo no me quedo sin mi cuchillo, as que ya te lo vas guardando a ver en dnde."



As que, otra vez, se dispone a ***** el cuchillo, pero nuevamente su mano le traiciona y vuelve a golpear una copa.... clin, clin, clin...



Una vez ms, se hace un silencio sepulcral, por lo que Fox tiene que ponerse de nuevo en pie y dice: "Un brindis por su Majestad, la Reina Doa Sofa. Por ser tan buena anfitriona y estar tan guapa!"



Todos brindan y Chente se siente de nuevo aliviado.



"Eres un intil! No eres capaz de robarte ni un miserable cuchillo para m!"



"Pero es que..."



"Ni es que, ni nada, quiero mi cuchillo y lo quiero HOY! HOY! HOY!"



As que Chente Fox, ante la furia de su mujer, decide volver a intentarlo, pero... clin, clin, clin...



Silencio total, sudores fros recorren su frente. Se pone en pie, y viendo la cara de sargento mal pagado de su esposa dice:



"Permtanme que les haga un truco de magia. Ven este cuchillo que tengo en mi mano? Pues lo voy a desaparecer. Lo introduzco en mi chaqueta, doy unos pases mgicos y... flus, flis, flas! A ver Aznar, chcate la bolsa de tu pantaln!"